La curiosa historia de cómo Goku casi tiene otra voz en México

20

Este 8 de enero de 2019 nos enteramos que Mario Castañeda, voz de Goku en México, recibirá su estrella en Plaza Galería de las Estrellas en la Ciudad de México, como reconocimiento a su trayectoria como actor de doblaje. Obviamente, fue su interpretación del saiyajin la que es más recordada por todo el mundo, y la que, en sus propias palabras, lo sacó del anonimato que es el mundo del doblaje.

No obstante, hubo un momento en la historia en la que casi nos quedamos sin el talento de Castañeda como Kakarotto; pues se negó en un inicio a interpretar al personaje.

La historia de esto la contó durante la conferencia de prensa por el estreno de Dragon Ball Super: Broly.

Resulta que en esa época, mediados de los 90, Castañeda tuvo un altercado fuerte con Gloria Rocha, quien en ese momento se encargaba de dirigir el doblaje de varias series, películas y caricaturas; aunque con el paso del tiempo la señora Rocha se olvido de esto, Mario no, manteniendo un poco ese enojo.

Cuando se enteran en el estudio de doblaje que el personaje principal de Dragon Ball, Goku, tendría una nueva etapa como adulto (final de Dragon Ball e inicio de Z); Rocha va directamente con Mario Castañeda para darle el personaje; pero por el rencor que todavía guardaba de la pelea que tuvieron, este se niega inmediatamente a interpretar al saiyajin.

Si todo hubiera acabado ahí, es muy probable que en estos momentos tendríamos a otro Goku en México; sin embargo hubo un elemento que cambio todo: el hijo de Mario. El mismo día que él rechazó a Goku, en la comida con su familia le comentó a su hijo que se negó a interpretar al guerrero en su etapa adulta; el niño se molestó mucho con su padre,rogándole que le diera voz al héroe de su caricatura favorita.

Al ver esto, Castañeda al otro día fue con Gloria Rocha diciéndole que cambiaba de opinión sobre Goku; curiosamente, ella al parecer no escuchó o prestó atención a la negativa original, pues le comentó que no estaba enterada de que había rechazado el papel. Lo cual fue una suerte, pues de lo contrario, es probable que en ese momento hubiera buscado a otra persona para el trabajo.

Así, la vida de Mario y Goku se entrelazó gracias a la buena suerte, y que el hijo del actor de doblaje fuera gran fan de la serie original de Dragon Ball. A más de 20 años de esto, no podemos imaginar a otra persona diciendo “Hola, Soy Goku”.