Encontrar el amor a los 50, 60 o más, es emocionante?

17

Los tiempos cambian y las parejas de “y fueron felices para siempre” cada día son más escasas, así que no es raro ver que hombres y mujeres vuelvan a buscar el amor a los 50, 60 o incluso más tarde. Todos ansiamos tener a alguien en nuestra vida que nos quiera y a quien querer y, eso no cambia nunca, sin importar la edad que tengamos.
Encontrar el amor sin importar la edad

Llegada la madurez, empezar de nuevo no siempre es fácil, especialmente para las mujeres que han estado casadas (o en pareja) por muchos años y se han separado. Las estadísticas son reveladoras, cada año aumentan más los divorcios entre parejas que ya se encuentran en la década de los 50 y los 60.

A esas edades, las mujeres todavía se sienten (y están) jóvenes y con ganas de rehacer sus vidas, pero muchas veces no saben por dónde empezar. Seguramente hayan pasado muchos años desde la última vez que salieron con alguien en una “cita romántica” y se sienten inseguras sobre cómo comportarse.

Si ese es tu caso, y estás buscando el amor a los 50, 60 o más, piensa que ese sentimiento de inseguridad y temor no es exclusivo de las mujeres. Los hombres también se sienten igual cuando, después de años en pareja, se quedan solos pero quieren volver a enamorarse.

Es verdad que volver a salir y tener citas en la madurez, puede ponerte nerviosa, pero plantéate esta etapa como algo emocionante y divertido. Ya no eres la misma que eras cuando tenías 20, la madurez te ha aportado experiencia y también seguridad en ti misma, así que ahora sabes mejor lo que quieres y lo que no.

Pero recuerda que los hombres maduros tampoco son como los jovencitos con los que salías hace décadas. Ellos también han crecido y saben mejor lo que buscan.
Si eres una mujer madura que está sola y te este gustaría volver a salir y conocer a hombres de tu edad, entonces debes tener presente algunas las características especiales de los hombres en la madurez. Recordar estas cosas te ayudará a relacionarte mejor con ellos y a encontrar el amor a los 50, 60 o más tarde, porque para el amor no hay edad.