Con foros de reflexión concluyó la instalación artística “Construcciones Agro” en el CEART

15

La Secretaría de Cultura, a través del Programa de Mediación y Comunicación del Área de Divulgación Artística del Centro de las Artes de San Luis Potosí Centenario, organizó durante los meses de junio y julio diversos foros de discusión y reflexión para complementar el contenido de la instalación artística “Construcciones Agro” de Luis M. Sánchez Leija “Baa”, la cual estuvo en exhibición del 16 de mayo al 20 de julio en la Casa Rosa del CEART.

La primera de estas actividades fue una charla-recorrido que se llevó a cabo el sábado 16 de junio, donde Luis M. Sánchez Leija compartió con el público el proceso que llevó a cabo para realizar esta instalación, que se trataba de una forma escultórica inspirada en las rocas del Valle de los Fantasmas.

Esta pieza fue creada con cobijas y sábanas que pertenecían a los habitantes de ese lugar y otras comunidades aledañas. La cobija es algo íntimo e individual, algo que se “erosiona” por el uso continuo o las condiciones sociales y climáticas de uso, como las grandes rocas.

Baa explicó que el eje temático de su instalación deriva de la palabra “Agro”, una contracción de “agropecuario”, que a su vez es una palabra usada para designar de forma despectiva a personas de tez morena, y para referirse a una persona que labora en el campo, sin tener la capacidad intelectual que otros sujetos de tez distinta. Esta pieza abordaba como las formas de discriminación detonan un movimiento psíquico personal para co-crear con aquella postura semántica.

El público que estuvo presente compartió sus puntos de vista sobre la pieza artística de Baa. Hubo quien comentó que la instalación era un ejercicio lúdico bien logrado y para otros de los asistentes, la pieza los hacía reflexionar sobre la pobreza y la marginación.

Luis M. Sánchez Leija “Baa” cuenta con dos exposiciones individuales y once exposiciones colectivas entre estatales, nacionales e internacionales. Entre sus logros destacan la mención honorifica que obtuvo en el certamen 20 de noviembre de San Luis Potosí en su edición de 2013. También ha participado en la publicación de fanzines y cómic. Actualmente es pasante de la Licenciatura en Psicología por la Universidad Marista Campus San Luis Potosí, y miembro activo del taller de gráfica “El Batán”.

En este sentido, otra de las actividades que se programaron fue la mesa de diálogo “La importancia de la colectividad de la periodicidad artística”, donde participaron los integrantes del colectivo “El Batán”. Esta mesa se llevó a cabo el viernes 29 de junio y en ella participaron Antonio Arroyo, Juan Carlos Mejía, Abisai Martínez Mendoza “Homie”, Luis M. Sánchez Leija y Antonio Tercero Mora, quienes hablaron sobre temas relacionados con el proceso que se lleva a cabo para realizar una exposición individual.

En su participación, Luis M. Sánchez Leija “Baa” explicó que El Batán es un colectivo de artistas visuales que busca el desarrollo discursivo genuino, encaminado a reconocer el proceso creativo de cada uno de sus integrantes.

Antonio Tercero dijo que el trabajo dentro de este colectivo los ha llevado a que sus integrantes experimenten su obra con distintos montajes, materiales, formatos y soportes, como instalaciones, exposiciones fotográficas así como de pintura y dibujo, en las que

también han participado Abisai Martínez Mendoza “Homie”, Antonio Arroyo y Juan Carlos Mejía.

Otra de las actividades fue la conferencia “Perspectivas del desarrollo cultural desde las nociones comunitarias”, que fue impartida por Adela Sánchez Pérez el 4 de julio en la Biblioteca del CEART. Aquí se habló sobre cómo desarrollar proyectos de participación comunitaria para el desarrollo, tema que está relacionado con la pieza de Baa.

La conferencista compartió su experiencia en la gestión y comunicación de proyectos sociales en comunidades y zonas rurales, como algunas que están en el Valle de los Fantasmas, lugar en el que Baa llevó a cabo su investigación para realizar su instalación artística.

El viernes 13 julio el Colectivo Sala Iluminada realizó un ejercicio con base en la experiencia sensorial y emocional que la instalación “Construcciones Agro” causó en el público.

Finalmente, el viernes 20 de julio se realizó el Foro de discusión interdisciplinaria “Reflexiones sobre las prácticas artísticas”, en el Mezzanine de la Galería del CEART, con la participación de Rodrigo Meneses, Héctor Rojas y Tomás Padilla.

La intención de este foro fue proponer que un artista visual, un ambientalista y un filósofo reflexionarán en torno a la instalación “Construcciones Agro” con el fin de diferenciar sus puntos de vista.

En su participación, Tomás Padilla se planteó una serie de interrogantes que le surgieron en el sentido de si es el artista o el crítico quien debe reflexionar sobre una obra artística. ¿Quién tiene las palabras más importantes sobre la reflexión?, ¿el artista deja de ser artista si reflexiona sobre su propia obra?, ¿qué sucede cuando una obra habla por otros?, fueron algunas de las preguntas que compartió a manera de reflexión.

Por su parte, Héctor Rojas dijo que la pieza artística de Baa es un proyecto interdisciplinario que se apoya de la antropología, etnografía y de la ecología del paisaje, disciplinas que regularmente no constituyen el soporte de una obra artística.

Rodrigo Meneses comentó que aunque Baa define a su instalación como una forma escultórica, el proceso creativo que llevó a cabo gira en torno a la descolocación del ejercicio artístico desde la antropología y la psicología. Es decir, para realizar esta pieza escultórica, Baa hizo un proceso de “escultura” diferente al que comúnmente pensamos cuando se habla de este tema.

En ese sentido, dijo que la instalación que realizó Baa puede definirse como una contradicción de la escultura en un proceso de una disciplina artística, “para comprender esta pieza es importante identificar que Baa hace su proceso artístico a partir del humor negro y la sátira, en donde él entra y sale de los límites del arte”, expuso.

Al final de este foro, los participantes coincidieron en señalar que uno de los aspectos más importantes de la instalación que realizó Baa, fue que su pieza se convirtió en parte de una imagen colectiva que fue construida de una manera diferente a la que se piensa cuando se escucha la palabra “escultura”.