¡Asómate a!… Batopilas Pueblo Mágico de Chihuahua

3

En las profundidades de las Barrancas del Cobre, en el estado de Chihuahua, Batopilas es un Pueblo Mágico donde confluyen impresionantes paisajes montañosos, otrora poblados por minas de plata, con señoriales construcciones antiguas, al lado de tradiciones indígenas milenarias, escenario perfecto para el nacimiento de historias y leyendas que le brindan al lugar un toque de misterio, escondido en la majestuosidad de sus tesoros.

 

Descubierto por el explorador español José de la Cruz, se constituyó como una comunidad minera muy prometedora a partir de 1708, tras el hallazgo de importantes yacimientos de plata. Fue así como entre los siglos XVIII y XIX las minas de Batopilas y de La Bufa llegaron a tener renombre internacional, lo que llevó a un periodo de bonanza en el que el poblado llegó a tener más de diez mil habitantes y se erigieron construcciones como la Hacienda San Miguel y la Casa Barffuson, dignos ejemplares de la suntuosidad arquitectónica de la época.

 

Décadas de explotación fueron acabando con la riqueza subterránea, hasta reducir su población a poco más de un millar de personas, pero la bella dignidad del pueblo se conservó, lo que ha atraído a miles de turistas que quedan cautivados por sus haciendas y casas señoriales, sus espectaculares ríos y senderos, y sus tradiciones de origen prehispánico y católico.

 

La experiencia de visitar Batopilas comienza desde la travesía para llegar a él, admirando los atractivos naturales que existen a su alrededor. Si bien se puede llegar en coche y autobús, e incluso en avioneta, no hay nada como hacerlo a bordo del Chepe, el último tren de pasajeros del país. Proveniente de Chihuahua o Los Mochis, la estación más cercana al poblado es la de Bahuichivo.

 

Otra buena opción es partir desde los municipios de Guachochi o de Creel, atravesar bosques de coníferas, pueblos mineros y paisajes tropicales, y descender en caballo o a pie hacia el mirador de La Bufa, considerado el mejor de la región. Localizado en las cercanías de la comunidad tarahumara de Quírare, brinda una vista de 1,300 metros de profundidad en la que se aprecia muy bien el río Batopilas y las vetas de La Bufa, una de las más importantes de las 300 que estuvieron activas en la región.

 

La ubicación de este Pueblo Mágico en el fondo de la barranca, a apenas 500 metros sobre el nivel del mar, le brinda un clima semitropical que permite la subsistencia de frutos como aguacates, papayos, naranjos y mangos, y exóticas flores como las bugambilias, los tabachines y la ceiba. Sobra mencionar que esta vida silvestre, sumada a su belleza arquitectónica, dota su paisaje de un colorido sin igual.

 

Sin embargo, la zona donde se encuentra Batopilas, llena de barrancas, tiene un clima extremoso, con frío en los parajes más altos y calor en las profundidades. Por ello, aunque su temperatura promedio anual es de 17° C, se obtiene al promediar los fuertes fríos del invierno y los calores, siempre superiores a los 30°, del verano, por lo que conviene ir prevenido.

 

Llegando al pueblo, los visitantes son recibidos por plazas, puentes de roca, un río y un hermoso acueducto del siglo XIX que formaba parte de la Ruta de la Plata, además de las construcciones coloniales que albergan en su interior leyendas sobre las minas y el esplendor que se vivió a su alrededor, como la que cuenta cómo les fue revelado el brillo de la plata por la luz de la luna a los exploradores españoles a principios del siglo XVIII.

 

Resulta sencillo rememorar la bonanza de antaño de Batopilas: basta con visitar sus casas señoriales, con sus techos altos, sus patios y jardines amplísimos y sus habitaciones decoradas con gran

delicadeza y atención a los detalles. Entre ellas se encuentra la Casa Barffuson, construida a fines del siglo XVIII para servir de residencia al Marqués de Bustamante, regente comisionado por el rey de España Carlos III.

 

También se pueden visitar la Casa Biggler, que data del siglo XIX y conserva gran parte de su mobiliario original; la Casa Cural y la Casa de Raya, construidas durante el porfiriato, y la enorme casona que actualmente funciona como la Escuela Sor Juana Inés de la Cruz. Una de las más célebres es la casa donde nació Manuel Gómez Morín, 19° rector de la UNAM y fundador del Partido Acción Nacional y la Escuela Bancaria Comercial.

 

Una de las construcciones más impresionantes es el Templo de la Virgen del Carmen, también de las más antiguas, pues fue construida en el siglo XVII por los jesuitas. Tras una fachada preciosa, alberga en su interior una espadaña, campanario de una sola pared, bellas pinturas de caballete y magníficas esculturas.

 

Batopilas llegó a tener en sus momentos de esplendor centenares de minas siendo explotadas simultáneamente; hoy en día todas están abandonadas, pero es posible visitarlas con la compañía de un guía. A 8 kilómetros del poblado quedan varios vestigios en el que fuera el emplazamiento minero de Cerro Colorado, donde se pueden admirar algunas viejas obras, testigos del paso del tiempo, como túneles, puentes, acequias, tahonas y canales.

 

Gracias a esta riqueza natural, el municipio es también un lugar perfecto para el ecoturismo. En los senderos de los alrededores se puede practicar ciclismo de montaña, rentar motocicletas y vehículos 4×4 para pasear por las terracerías. y caminar para llegar a los sitios de interés más apartados, como la Mesa del Yerbaníz, poblada por sorprendente fauna.