Así luce la tumba del poderoso Mehu, la mano detrás del poder faraónico

8

El recinto es de más de 4 mil años de antigüedad y se preparó para un importante asesor político del faraón Pepi I.

Por primera vez desde que se descubrió, la tumba del poderoso Mehu, un visir de la época de los primeros faraones egipcios, ha abierto sus puertas al público.

El mausoleo hallado en 1940 por el egiptólogo Zaki Saad, está ubicado en la zona de las pirámides de Saqgara, a unos cien metros al sur de la pared de la escalonada de Zose.

Consta de  seis cámaras funerarias, dos ocupadas por su hijo Mery Re Ankh y su nieto Hepter Ka II, y una más destinada para los restos de Mehu, el importante asesor político.

De acuerdo con el ministro egipcio de Antigüedades, Khaled El Enany, la tumba es una de las más bellas de la Necrópolis de Saqqara porque aún conserva sus colores vivos y escenas distinguidas.

 

Los visitantes tendrán la oportunidad de observar los frescos que ilustran la vida cotidiana del funcionario, que según las pinturas, disfrutaba de la caza, la danza y la pesca, y cuyo entierro gozó de 500 metros cuadrados.

Mehu vivió a inicios de la VI Dinastía (2345-2181 antes de nuestra era), durante el reinado del faraón Pepi I. Logró 48 títulos y cargos, entre los que destacan los de jefe de la justicia, supervisor de documentos reales y guardián de la corona, entre otros.