Ant-Man se pone ‘hormiga’ ante dilema de ser superhéroe y papá

5

CIUDAD DE MÉXICO.

Para Paul Rudd existe un antes y un después de Ant-Man, personaje del universo cinematográfico de Marvel que interpreta desde hace tres años para los estudios Disney. Este actor de 49 años, quien comenzó a trabajar en la industria en 1992, tuvo que esperar 23 años para protagonizar un filme que le diera a conocer a nivel mundial gracias al personaje del ladrón Scott Lang, quien trata de enmendar su vida al ponerse el traje de ese súper héroe que es capaz de modificar su tamaño para luchar contra el mal.

“Ant-Man es sin duda muy importante en mi carrera, pues el personaje más grande que he tenido que interpretar, digamos que es lo más visible. Es también lo primero que he hecho y que pueden ver los niños, así que hay  una gran diferencia en la manera en la que ha cambiado mi vida. En el plano personal esto ha sido algo impresionante, ya que lo puedo compartir con mis propios hijos, quienes se han sumado a esta aventura. Ha sido muy divertido”, comentó  Paul Rudd a través de una videoconferencia desde Los Ángeles.

Gracias a la prrimera entrega fílmica de Ant-Man: El Hombre Hormiga, que fue dirigida en 2015 por Peyton Reed, los estudios Disney lograron recaudar a nivel mundial 519.3 millones de dólares a nivel mundial, de los 130 que se usaron para su filmación.

La audiencia quedó atrapada por ese súper héroe con un pasado turbulento y plagado de robos, que de pronto busca enderezar su camino debido a la esperanza que en cierta manera representa en su vida su pequeña hija.

Cinta sobre ‘Psicosis’ disecciona su clásica escena de la ducha

Al ser padre de dos, Darby, una niña de 8 años y Jack, un adolescente de 12 años, Paul Rudd, confesó sentir  cierta conexión con el personaje de Scott Lang/ Ant-Man.

“Soy padre, tengo dos hijos y siento algo… El gran dilema de Scott es cómo puede ser un súper héroe y al mismo tiempo cómo puede ser un padre responsable, ya que esas dos cosas no suelen ir juntas fácilmente. Me he hecho esa misma pregunta en mi vida real, no es que yo sea un súper héroe, pero debido a este trabajo debo viajar mucho y estoy poco en la ciudad, así que me pierdo partidos de futbol, actividades de la escuela o presentaciones que hacen mis hijos en la escuela y eso es duro.

“Me siento muy culpable por ello y me pregunto cómo puedo seguir haciendo esto y al mismo tiempo ser un padre presente”, acotó el actor de Virgen a los 40.