35 años sin la estrella mexicana Dolores del Río

30

La prensa internacional informaba hace 35 años el fallecimiento de la actriz Dolores del Río, tenía 78 años y se encontraba en California, en donde luchó contra una larga enfermedad. La mexicana habría sido infectada (años antes) de Hepatitis B tras una inyección de vitaminas. Otras de sus dolencias eran la artritis y la osteomielitis. Se dice que el día en que falleció le había llegado una invitación para asistir al Oscar.

Ahora, la “belleza de Hollywood” es recordada por el gran legado que dejó no sólo en el país vecino, sino en México. Por ello, citamos los pormenores de su vida, que van desde su matrimonio a los 15 años con Jaime Martínez del Río (de quien heredó su apellido artístico), hasta su paso por Hollywood y sus grandiosos trabajos en la Época de Oro del Cine Mexicano.

Dolores Asúnsolo y López-Negrete nació el tres de agosto de 1904 (aunque se dice que fue en 1905, y otros aseguran que en 1906) en Durango, era una niña de padres ricos, quienes pertenecían a la aristocracia mexicana característica del Porfiriato. En 1921, cuando tenía apenas 15 años se casó con el escritor Jaime Martínez del Río, 18 años mayor que ella, pero antes huyó junto a su madre a la Ciudad de México, esto debido a la Revolución Mexicana y la cazería de ricos que encabezaba Francisco Villa. Dolores y su madre permanecieron bajo el resguardo de Francisco I. Madero.

Luego de casada, Dolores su fue a viajar por todo Europa con su marido, sin tener idea de lo que el destino le preparaba. El director de cine Edwin Carewe se quedó perplejo con su belleza y la invitó a participar en una cinta. Su debut lo hizo en 1925 en el filme “La Muñequita Millonaria”, de ahí en adelante Dolores del Río ya no sería la misma. Realizó casi 450 películas, una docena de programas de TV y unos diez montajes teatrales, apunta El País.

Además de conquistar Hollywood, encantó a los artistas mexicanos, para Diego Rivera la actriz era: “La más bella, la más hermosa del oeste, del este, del norte y del sur. Estoy enamorado de ella al igual que cuarenta millones de mexicanos y ciento veinte millones de estadounidenses que no pueden estar equivocados”. También inspiró a pintores como Miguel Covarruvias y José Clemente Orozco.