Siboldi regresa a Santos a las alturas

8

CIUDAD DE MÉXICO.

En el Clausura 2015 Ronaldinho se lamentaba en la cancha del Estadio Corregidora, mientras que Santos festejaba su quinto título de Liga. En la grada de la casa del Querétaro Robert Dante Siboldi ya tomaba nota del equipo que tres años más tarde regresaría a una final.

Me preparé para dirigir, no venía buscando trabajo porque ya tenía, pero siempre fue mi ilusión ser entrenador”, dijo el ahora técnico de Santos.
Siboldi colgó los guantes en 2002 con los Gavilanes de Nuevo Laredo de la División de Ascenso, y por cuatro años salió del radar. Volvió al Cruz Azul como formador de jugadores y empezó a aprender los secretos de la dirección técnica.

La clave para Siboldi siempre fue mezclar la juventud y la experiencia. Por eso, primero enseñó a los jóvenes a vivir del futbol, como lo hizo con Javier Aquino y Néstor Araujo, ahora los dos en camino a Rusia 2018. Tiempo después se dedicó a aprender cómo convencer los jugadores de experiencia del vestidor.

Desde que llegué al primer equipo de Santos le di su lugar a cada uno y no me costó trabajo hacer entender una idea de juego”, confesó el técnico.
Esa fama de formador de Cruz Azul tuvo eco en Santos. Meses después de que el grupo Orlegui Deportes se hiciera de la operación del club de La Laguna, uno de sus primeros movimientos de la nueva administración fue hallar al exportero uruguayo.

Lo encontró a Siboldi dos años después de su experiencia con los Dorados en la división de Ascenso, y con la intención de tomar el mando de las fuerzas básicas de Santos.

Sus primeros logros en Torreón fue fijarse en el talento de jóvenes como Ronaldo Cisneros, Walter Sandoval, Carlos Antuna y Joao Maleck. Su siguiente meta es demostrar su talento como técnico con un título.