Se juegan la cima de la división

11

Dos victorias consecutivas tienen a los campeones Águilas de Filadelfia de regreso en el panorama de postemporada. Un triunfo más les devolvería el liderato del Este de la Conferencia Nacional (NFC) por primera vez desde la tercera semana de la temporada.

Sólo hay un problema: Filadelfia viaja hoy a Dallas a enfrentar a unos Vaqueros que vienen montados en una racha de cuatro triunfos que comenzó precisamente con una victoria 27-20 en casa de las Águilas y se prolongó el jueves pasado al propinarle un sorpresivo revés a los Santos de Nueva Orleáns.

Para Filadelfia (6-6), que ha perdido los últimos dos juegos de la serie, una victoria es fundamental en sus aspiraciones. De lo contrario, caería a prácticamente tres juegos (incluyendo el criterio de desempate) detrás de los Vaqueros con sólo tres jornadas restantes en la temporada y un calendario que incluye compromisos ante Carneros (11-1), Texanos (9-3) y Pieles Rojas (6-6).

Los Vaqueros (7-5) tienen la oportunidad única de dejar herido de muerte al campeón, un acérrimo rival divisional, y de paso cobrarse la afrenta de 2013, cuando cayeron 24-22 en Filadelfia en la última semana de la campaña regular, cuando tenían la posibilidad de acceder a playoffs con una victoria.

Para ello, Dallas debe prestar particular atención al ala cerrada Zach Ertz, quien requiere de siete recepciones y 22 yardas para convertirse apenas en el cuarto jugador en su posición en sumar 100 recepciones y 1.000 yardas en una temporada. Ertz se ha convertido en el blanco principal del mariscal de campo Carson Wentz y un ataque que promedia 24,8 puntos en sus seis triunfos, pero tan sólo 18,1 puntos en sus seis derrotas.

Será un complicado desafío para las Águilas en contra de unos Vaqueros que presumen a la segunda mejor defensiva de la NFL y una renovada ofensiva que promedia 23,2 puntos por encuentro durante su racha de cuatro triunfos.

a asegurar descanso

Hoy por la noche, los Carneros de Los Ángeles pondrán a prueba su portentoso ataque en contra de dos enemigos formidables: La cuarta mejor defensiva de la liga y las gélidas temperaturas de Chicago.

Los Carneros, que requieren de una victoria más para asegurarse el descanso en la primera semana de los playoffs, poseen la mejor marca de la NFL con 11-1, presumen la segunda mejor ofensiva encabezada por el corredor Todd Gurley, el joven quarterback Jared Goff y una unidad que anota casi 35 puntos por encuentro. Parece demasiado trabajo para cualquier defensiva.

Pero Chicago (8-4) no sólo tiene a su favor un clima que estaría cercano a los -4 grados centígrados a la hora del kickoff, sino una defensiva que ha sido un acertijo para cualquiera. Son la segunda mejor unidad contra el juego terrestre y encabezan la NFL con 30 robos de balón y sólo han admitido más de 30 puntos en tres compromisos esta campaña, dos de ellos en tiempo extra.

Pero el ataque de los Carneros no es el único que corre peligro. El quarterback de Chicago, Mitchell Trubisky, podría volver tras una ausencia de dos partidos por una lesión en el hombro, sólo para enfrentarse al ala defensiva Aaron Donald, quien encabeza la NFL con 16,5 capturas y tiene al menos dos derribos de pasador en cada uno de sus últimos tres partidos.

RUMBO A la postemporada

Los Carneros (11-1) ya tienen asegurado el título del Oeste de la NFC. Aseguran descanso en la primera semana de postemporada con un triunfo.

Santos (10-2) aseguran el Sur de la NFC con un triunfo o con una derrota de Carolina.

Jefes (10-2) asegura lugar en los playoffs con un triunfo o empate.

Patriotas (9-3) asegura el Este de la Conferencia Americana con un triunfo o empate.

Texanos (9-3) y Cargadores (9-3) requieren de triunfos y una combinación de resultados para asegurar un boleto de playoffs.

/media/top5/tablanfl9deicjpg.jpg