Recuerdos azules; inicia la mudanza

19

CIUDAD DE MÉXICO.

Francisco Palencia, exjugador de Cruz Azul, figura de la escuadra celeste y campeón del torneo de Invierno 97, habló sobre lo que significa para él el Estadio Azul, ahora que La Máquina se prepara para su último partido de temporada regular ante el Morelia.

Es un estadio que me trae muchos recuerdos y la verdad es que siempre le voy a tener mucho cariño”, expresó el exatacante celeste.
Uno de los momentos que Palencia guarda con más afecto de las veces que jugó en dicho inmueble, fue la ocasión en que Cruz Azul disputó la Copa Libertadores en 2001.

Hubo temporadas muy buenas, muchos triunfos importantes, ahí empezó el camino en aquella Copa Libertadores de 2001 y luego como no se daba abasto el aforo, pues tuvimos que irnos al Estadio Azteca. No nos tocó levantar el trofeo de campeones, pero sí jugamos los primeros partidos ahí”, apuntó.
Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas durante su estancia en el Azul, pues uno de los tragos amargos fue aquella final perdida ante Pachuca, en 1999.

Trajimos un buen resultado de fuera y cuando llegamos al Estadio Azul no pudimos consumarlo y perdimos contra los Tuzos en nuestro estadio”, declaró.
Sobre el mito de que quizá el Estadio Azul tenga una vibra extraña y por eso Cruz Azul nunca pudo coronarse ahí, el exintegrante de los Cementeros señaló que eso parea él nunca existió.

La verdad no, como jugador nunca sentí eso, siempre iba la gente, yo creo que esa vibra se siente cuando no va la gente, pero en el Azul vaya bien o vaya mal el equipo, siempre están apoyando. Esa afición es muy fiel”, indicó.
Respecto a la grandeza del equipo, Palencia dejó claro que eso no está en duda, pero por esa misma grandeza espera que Cruz Azul tenga pronto su estadio propio.

Yo creo que Cruz Azul es y va a ser grande siempre, eso no se mide porque hayas terminado esta temporada mal, sino que eso lo dictamina su afición, la prensa, todos los aficionados que le van y no le van a Cruz Azul, entonces es un equipo grande. Creo que se debería de tener un estadio propio por toda esa grandeza que tiene como club”, finalizó.
Buscan boletos para la última función

Largas filas se vieron ayer en el Estadio Azul, ya que los aficionados celestes no quieren quedarse afuera del que podría ser el último partido de La Máquina en el inmueble en el que jugó a lo largo de 22 años.  Las entradas para el partido de la Jornada 16 entre Cruz Azul y Morelia no sufrieron modificaciones en cuanto al precio, que van desde los 190 a los 270 pesos.

La directiva celeste lanzó una promoción para tal despedida. Los primeros tres mil adultos que arriben al inmueble de la colonia Nochebuena con la playera de La Máquina, su acompañante podrá entrar gratis.

De los 24 puntos que han disputado como locales, sólo suman 10.