Rams buscan seguir perfectos

7

Los Rams de Los Ángeles han desplegado frecuentemente su potente arsenal durante su marcha invicta. Rara vez han enfrentado esta temporada a alguien como Aaron Rodgers que esté dispuesto a responder a cada disparo.

En su primer inicio de 7-0 desde la temporada de 1985, los Rams tienen todas las credenciales para justificar ese récord. Encabezan a la NFL en diferencial de puntos (+107), son la tercera ofensiva más anotadora y la cuarta mejor defensiva de la liga. Tan solo el corredor Todd Gurley (84), tiene más puntos esta temporada que todos los Bills de Buffalo (81).

Si Los Ángeles quiere mantener su registro inmaculado, tendrá que desplegar todas esas virtudes en su duelo de hoy ante los Packers (3-2-1) para dar inicio a lapso crucial de su calendario que incluye partidos ante los Santos y los Jefes, dos de los otros cuatro equipos con al menos cinco victorias esta campaña.

Los Packers no han hilvanado victorias en toda la temporada, pero el coach Mike McCarthy tiene marca de 9-3 regresando de una semana de descanso. Además de que Rodgers podría recuperar hoy a Randall Cobb y Geronimo Allison, dos de sus receptores titulares que se ausentaron del triunfo de la semana seis ante San Francisco.

La ofensiva de Green Bay, que sólo ha superado los 25 puntos una vez en la campaña, viene de dar su mejor exhibición en el triunfo de 33-30 ante los 49ers, en un duelo en el que Rodgers busca ser el primer quarterback en la historia con tres juegos consecutivos de al menos 400 yardas por pase y sin intercepciones. Necesita una actuación de ese calibre para mantener el paso ante los Rams.

Este duelo de la Conferencia entre el único invicto de la NFL y una potencia constante también enfrenta a un quarterback cuya aureola va en aumento y uno de sus ídolos, aún en su apogeo.

“Lo he seguido durante toda su carrera”, señaló Jared Goff. “Soy un gran fanático suyo. Hay momentos en que nos ponemos a verlo jugar contra la defensa (que los Rams se suponen deben analizar), y te quedas hipnotizando viéndole. Es un gran jugador. Le guardo un enorme respeto”.

GRAN DUELO EN MINNESOTA

Drew Brees viene de convertirse en el cuarto quarterback en lanzar 500 pases de touchdown el domingo pasado ante los Ravens de Baltimore, con lo que se convirtió en el tercer pasador en la historia en derrotar a las 32 franquicias en la NFL. Su próxima misión es personal: Cerrar una herida abierta en la historia reciente de playoffs del equipo.

Saints vuelven la noche de hoy a Minneapolis, en donde una tacleada fallida de Marcus Williams sin tiempo en el reloj le permitió a Stefon Diggs anotar el touchdown que envió a los Vikings a la Final de la Conferencia Nacional apenas en enero pasado.

El recuerdo, desde ópticas muy distintas, persiste y los Santos (5-1) buscan crear uno nuevo al alargar a seis su racha de victorias en la actual temporada de la mano de la segunda mejor ofensiva de la Liga, que ha superado los 40 puntos en tres juegos esta campaña.

Minnesota (4-2-1), por otro lado, busca repetir la dosis y ratificar su buen momento luego de un incierto inicio de 1-2-1. Durante la racha actual de tres victorias los Vikings sólo permiten 17,3 puntos por encuentros, pero ninguno de ellos ha sido ante un ataque del calibre de los Santos.