Pierde el campeón en dramático partido

11

LONDRES, INGLATERRA. – El surafricano Kevin Anderson salvó una bola de partido y logró lo que parecía imposible, vencer a Roger Federer en el templo del suizo en Wimbledon, por 2-6, 6-7 (5), 7-5, 6-4 y 13-11, para alcanzar por primera vez las semifinales en este Grand Slam.

El gigante de Johannesburgo cambió el signo del encuentro cuando en el tercer set, con 5-4 para el de Basilea, y sirviendo el surafricano, un tiro de revés de Federer se fue a la red. Se esfumaba así una bola de partido para el suizo, que casi dos horas después, perdía por primera vez en Wimbledon, desde las semifinales de 2016, contra Milos Raonic.

Relegado a la pista 1, saliendo de la central del club, por primera vez en tres años, Federer sucumbió después de ganar los dos primeros sets, mermado físicamente, sin velocidad en sus desplazamientos, y confiando únicamente en su servicio, en cuatro horas y 14 minutos, con 90 minutos en el último set, gran batalla cerrada con un punto de saque de Anderson.

La de ayer es la segunda derrota sobre hierba en menos de tres semanas, tras caer en la final de Halle con el croata Borna Coric.

Anderson se ha convertido ya en el primer surafricano en lograr las semifinales de Wimbledon desde Kevin Curren en 1983.

La victoria de ayer contra Federer, la primera en cinco encuentros, después de no haber podido ganarle un solo set antes, le supo a gloria.

El encuentro comenzó con el suizo dominador ganando los dos primeros sets, después de salvar una rotura en el segundo set, que supuso el fin de su saque inmaculado este año en Wimbledon, pero el de Basilea quebró en el quinto y logró ganar el desempate.

Federer llevaba 85 juegos de saques ganados hasta que llegó el gigante de Johannesburgo y le quebró, con 15-40 en aquel segundo juego del segundo parcial.

En el tercero, el finalista del US Open el año pasado, parecía irremediablemente condenado a su destino, pero el fallo de Federer en la bola de partido, le hizo emerger. Arrebató el saque al suizo a continuación y ganó el suyo poco después. Federer cedía el primer set este año en Wimbledon, y el torneo temblaba.

Federer después perdió confianza. Su juego de ataque desapareció.

Se quedó anclado en el fondo desde donde Anderson estaba fuerte, seguro y confiado en su seguro revés a dos manos con el que hacía correr al de Basilea.

Federer no se movía hacia adelante, no quería ir a la red. Para colmo cometió una doble falta, la primera suya en el partido, en el 11-11, bola de rotura, preludio de una derecha a la red, rotura mágica para el surafricano, que luego no falló a la hora de la verdad, para provocar la gran conmoción, el rey abandonaba su castillo.

Anderson se enfrentará en las semifinales a John Isner, quien derrotó 6-7, 7-6, 6-4, 6-3 al canadiense Milos Raonic.

‘Es decepcionante perder así’

Pese a la derrota, Federer insistió en su intención de regresar a Wimbledon el año que viene.

“No sé cuánto me va a costar recuperarme. Puede que mucho o puede que media hora. El objetivo es volver el año que viene. No llamaría a esto un trabajo sin acabar” dijo Federer. “Siento que he conseguido grandes cosas en el pasado. Estoy bien, solo decepcionado ahora mismo”, afirmó el número dos del mundo.

Federer incidió en lo decepcionante de la derrota, aunque apuntó que no tuvo fatiga mental en el quinto set.

“Claro que es decepcionante perder después de ganar los dos primeros sets y tener un punto de partido. Pero ya he estado en esta posición antes. Sabía qué energía poner en el quinto. Para ser sincero, no tuve fatiga mental. Ahora me siento horriblemente fatigado. Es terrible, pero así son las cosas”, agregó.

El ocho veces campeón del All England Club reconoció que lo que más le motiva para dar lo mejor de sí en este torneo son las derrotas.

“Las derrotas, porque es lo que más duele. No quieres estar en el lado de los perdedores. Esto me motiva especialmente porque no quiero sentarme aquí y explicar mi derrota. Ese es el peor sentimiento que puede tener un tenista profesional”, puntualizó.

“Honestamente, me encanta estar por aquí. Pasamos un buen tiempo en familia. Tengo grandes recuerdos, todos mis héroes han ganado aquí y cada vez que vengo intento ser como ellos”, finalizó el ganador de 20 grandes.