Philippe Gilbert pedaleó 60 kilómetros con la rodilla rota

14

Philippe Gilbert fue uno de los grandes héroes de la decimosexta etapa del Tour de Francia, pues pese a que el ciclista belga del Quick-Step sufrió una fractura de rótula, fue nombrado el más combativo por su pundonoral seguir y culminar la etapa en el descenso del Portet d’Aspet.

Gilbert cayó por un barranco, en un momento captado en directo por las cámaras de televisión, pero pese a la gravedad del impacto y las heridas continuó en la competencia.

Por ello, el propio Philippe compartió el sufrimiento que tuvo en la bicicleta, con una foto subida a redes sociales, en la que aparecía su rodilla derecha normal y su rodilla izquierda con la rótula completamente inflamada con el comentario: “Cuando tienes una rodilla rota y decides seguir rodando durante otros 60 kilómetros”.

Al final la lesión lo obligó a abandonar el Tour, pero Gilbert se mostró “feliz” con su rotura de rótula, un mal menor para lo que puedo haber sido, ya que el campeón del Mundo en 2012 cayó por un precipicio de unos cuatro metros tras chocar contra un muro de piedra en una curva del puerto, no lejos del trágico escenario donde falleció el italiano Fabio Casartelli en el mismo descenso en 1995.

“Antes que nada, quiero decir que estoy feliz de estar aquí después de ese momento difícil. Aterricé contra las piedras y al principio no quería moverme, pero alguien de Mavic vino y me ayudó a levantarme y a arrastrarme hacia atrás desde ese barranco”, recordó Gilbert en su hotel de Vielha.

“No es así como quería terminar el Tour y dejarlo así me duele mucho”, culminó Gilbert, quien viajó ya a Bélgica.