O’Ward apunta al éxito en la Indy Car

3

Con apenas 19 años de edad, Patricio O’Ward ya apuntó su nombre en el libro de récords del automovilismo mexicano al ser el primero en coronarse en el serial Indy Lights, pero no se conforma y a partir del próximo año buscará repetir el éxito en la Indy Car Series.

O’Ward, originario de la ciudad norteña de Monterrey, ganó nueve carreras en la pasada temporada de Indy Lights, que concluyó en octubre y se coronó con una ventaja de 44 puntos sobre su perseguidor inmediato, su compañero de equipo Colton Herta.

Eso le abrió las puertas de la Indy Car Series, donde correrá para el equipo Harding-Steinbrenner, que recientemente lo confirmó para la temporada 2019.

“Es algo que no te la crees porque has trabajado toda tu vida para esto, han sido muchos sacrificios y mucho trabajo y ya por fin las cosas se acomodan para que se dé todo para lo que has estado trabajando”, dijo O’Ward a The Associated Press. “Ya quiero que empiece la temporada, quiero darlo todo, estoy muy ansioso porque inicie”.

O’Ward comenzó su carrera en el deporte motor en los karts cuando tenía seis años y a los 14 comenzó a competir en categorías más grandes como la Fórmula LATAM en México y la Renault en Europa. En el 2015 inició su andar en seriales de Estados Unidos donde el año pasado ganó el campeonato de prototipos al ganar siete de ocho carreras, incluyendo las 24 Horas de Daytona y tuvo su primera prueba en Indy Lights donde corrió cuatro ocasiones y logró subirse a un podio.

“No ha sido fácil, lo más difícil es reconocer que puedes y creer que lo puedes lograr. Sé que estoy abriendo camino para otros mexicanos en una categoría que tiene un potencial enorme, donde las carreras son más interesantes que en Fórmula 1, donde hay mucha diferencia entre un Mercedes y un Sauber”, dijo el volante.

Este año el mexicano tuvo una dominante temporada en la que subió a 13 podios en 17 pruebas y sus nueve pole positions eclipsaron la marca del serial que era compartida por cuatro pilotos, entre ellos el campeón de 1993, Bryan Herta, logros que le abrieron las puertas a la Indy Car.

“Las expectativas para el próximo año son decentemente altas, hice ya una prueba y me fue bien, así que la barra quedó alta para mí y tengo que ser competitivo”, agregó O’Ward. “Me gusta hacer las cosas bien, quiero pelear por los quintos puestos y los podios, creo que tendré el auto para hacerlo es cosa de ajustarme y sé que estaré en los puestos de adelante”.

Aunque no lo obsesiona, O’Ward sabe que una buena temporada en la Indy Car podría hacer que equipos de la Fórmula 1 volteen a verlo y le den una oportunidad.

“Por ahora mi mayor deseo es ganar las 500 Millas de Indianápolis. Si se da algo en Fórmula 1, sería bueno pero yo quiero ser competitivo y no me gusta andar en la cola de la parrilla. Por ahora estoy en un buen equipo y quiero lograr muchas cosas”, agregó.

Pero lograr el éxito no ha sido fácil para el piloto mexicano, quien se privó de una adolescencia regular para triunfar en lo que lo apasiona.

“El correr a temprana edad me abrió los ojos y me ayudó a madurar más rápido, no tuve la vida de adolescente normal”, admite O’ Ward. “A mí no me gustan las fiestas, ni tomo, ni fumo, tampoco me gusta irme al antro (bares), pero no cambiaría mi vida por nada, me encanta y me apasiona lo que hago, mientras más crezco más contento estoy en lo que he podido lograr”.

Y lo que le falta.