‘Nole’ avanza a la final en Shanghái

7

El serbio Novak Djokovic consiguió clasificarse ayer para la final del Masters 1000 de Shanghái tras ganar cómodamente al alemán Alexander Zverev, quinto mejor tenista del mundo.

El número tres según el ránking de la ATP (aunque el lunes amanecerá como dos) vapuleó al alemán por 6-2 y 6-1 y dio ayer un paso más hacia la conquista del título y en su caza por el número uno mundial, que no podrá conseguir de ninguna manera en Shanghái, aunque recortará distancias.

“Ha sido probablemente el peor partido que he jugado en Shanghái”, reconoció en una rueda de prensa después del partido el tenista alemán, quien ha cometido numerosos fallos, entre ellos 24 errores no forzados.

Zverev se va de Shanghái habiendo confirmado su clasificación matemática para la Copa Masters de Londres que reunirá en noviembre a los ocho mejores tenistas del mundo.

Y Djokovic, que consiguió tras la de ayer su decimoséptima victoria consecutiva en pista dura, jugará hoy en la final contra Borna Coric.

Peleará así por acercarse más a su gran objetivo del año, arrebatarle el número uno del mundo al español Rafael Nadal, que se encuentra de reposo por lesión y no ha participado en la gira asiática.

El de Shanghái es un torneo clave para el tenista de Belgrado, ya que, al no haberlo jugado el año pasado, sumará puntos para acercarse a la cabeza de la tabla de la ATP.

Tras meses de recuperación debido a una lesión del codo, de la que tuvo que ser operado, y de una bajada en su nivel de juego que le hizo caer en el ránking, Djokovic se recuperó en la segunda mitad del año y ha ganado Wimbledon, el Abierto de Estados Unidos y el Masters 1,000 de Cincinnati.

ES NÚMERO 2

Con su boleto a la final, Djokovic conseguirá matemáticamente superar a Roger Federer en la clasificación general de la ATP y se situará como el segundo mejor jugador del mundo.

El serbio sumará al menos 600 puntos tras este torneo, que le servirán para adelantar a Federer en la general.

“Es importante y estoy agradecido de tener este logro. Estoy orgulloso de ello. Obviamente, trabajo duro para lograrlo, y mi objetivo final es llegar al número uno para fin de año”, apuntó el jugador en una rueda de prensa tras el partido.

“Ser el número dos después de este torneo también es un gran logro, considerando los primeros cuatro o cinco meses del año y considerando que tuve la cirugía”, apuntó el tenista, que celebró ayer su partido oficial número mil.