Mónaco niega intento de evadir Fair Play Financiero

4

El club francés Mónaco rechazó ayer las acusaciones de que trató de evadir las reglas de Fair Play Financiero por medio de un falso contrato multimillonario con una agencia de mercadotecnia.

El Mónaco aseveró en un comunicado que los reportajes publicados por el sitio de noticias Mediapart y otros medios forman parte de una serie de “filtraciones de fútbol” que “contiene información falsa y muchas inexactitudes”.

De acuerdo con Mediapart, el dueño del Mónaco, Dmitry Rybolovlev, trató de ocultar financiamiento ilegal a través de un contrato de mercadotecnia que involucraba a una estructura extranjera de compañías en las Islas Vírgenes británicas y Hong Kong.

El equipo afirmó haber firmado un acuerdo con la agencia AIM pero insistió que el contrato “nunca ha sido ejecutado y por ende nunca ha entrado en las cuentas del club… Es por lo tanto que no ha sido usado en ningún momento en el contexto de Fair Play Financiero”.

Mediapart publicó que Rybolovlev planeó inyectar millones de dólares de su propio dinero a las cuentas del club francés (una violación a las reglas de la UEFA) por medio del acuerdo de mercadotecnia firmado en junio de 2014.

“AIM iba a garantizar que al club recibiera ganancias anuales por 140 millones de euros por un periodo de 10 años”, subrayó Mediapart. “Eso representaba una extraordinaria suma, superior al entonces gasto anual del equipo, de 125 millones de euros, pero también cinco veces más que el valor de los mayores acuerdos de patrocinio logrados por Real Madrid o Barcelona”.

El diario digital agregó que el Mónaco había reportado pérdidas de hasta 170 millones de euros a lo largo de las tres temporadas previas y estaba en riesgo de ser excluido de la Liga de Campeones.

En su respuesta, el Mónaco reiteró que el contrato es real e incluyó “recursos de marketing, patrocinio, pero también todas las ganancias relacionadas con la Champions League. La agencia tuvo que encontrar 30 millones de euros en recursos adicionales”.

Según Mediapart, el acuerdo al final se vino abajo debido a una disputa entre Rybolovlev y el presidente de AIM, Bernard de Roos, quien de acuerdo con reportes amenazó con revelar el engaño a la UEFA. Mónaco respondió que el acuerdo nunca se llevó a cabo porque resultó ser “demasiado ambicioso e inalcanzable “.

Tras ser puesto bajo investigación por el Órgano de Control Financiero de Clubes de la UEFA por sus gastos excesivos, el Mónaco acordó en 2015 pagar una multa por tres millones de euros.