Max Verstappen se apodera del espectáculo en el GP de México

8

El holandés Max Verstappen, ganador el año pasado del Gran Premio de México de Fórmula 1, se apoderó del espectáculo en el autódromo Hermanos Rodríguez, donde fue el más veloz durante toda la jornada de ensayos por delante de su coequipero, el australiano Daniel Ricciardo, pero a 10 minutos de concluir la segunda práctica, su Red Bull sufrió una pérdida repentina de energía y se detuvo al final de la recta.

El dominio de Verstappen y la degradación de los neumáticos que sufrieron todos los autos por las altas temperaturas que alcanzó la pista capitalina, marcaron la jornada inicial del Gran Premio, en la que se desdibujaron tanto el británico Lewis Hamilton como el mexicano Sergio Pérez.

Hamilton, quien está cerca de conseguir su quinto título de Fórmula 1 el domingo, se ubicó en el lugar cinco en la primera sesión y séptimo en la segunda al mando de su Mercedes; en tanto, Checo Pérez fue undécimo en la primera y décimo por la tarde, a 46 centésimas del líder. Verstappen y Ricciardo capitalizaron sus bólidos, marcaron el ritmo y no permitieron que nadie se acercara a sus tiempos en el circuito de 4.304 kilómetros.

El holandés marcó el mejor registro en la primera sesión calificada, de 1.16.656 minutos, y no pudo mejorar en la tarde (1.16.720). Ricciardo se ubicó dentro del mismo segundo del líder, y en ambas sesiones, les siguió el español Carlos Sainz, de Renault, quien terminó solo una milésima por delante del alemán Sebastian Vettel, piloto de Ferrari que llegó a esta fecha prácticamente resignado a terminar el campeonato 2018 en segundo lugar.

El alemán Nico Hülkenberg colocó al otro Renault en quinto sitio, mientras el australiano Brendon Hartley, quien necesita buenas actuaciones para asegurar su asiento en Toro Rosso en 2019, se colocó sexto. Terminó a 39 centésimas de Hamilton, quien se escuchó un poco desanimado por el rendimiento de su monoplaza, en los mismos rangos que el de su coequipero finlandés Valtteri Bottas, en las dos sesiones por detrás del británico.

Sin embargo, el piloto de Mercedes sabe que mientras termine séptimo en la carrera, independientemente de lo que haga su rival Vettel, o sume tres puntos más que el alemán, habrá obtenido su quinta corona e igualado al mítico argentino Juan Manuel Fangio.

Frente a la afición que pobló las gradas, el héroe local Checo Pérez, completó el top-10, seguido de su coequipero Esteban Ocon en la segunda práctica, pues el la primera, el francés fue sustituido por el canadiense Nicholas Latifi, quien fue más veloz que el mexicano, en el noveno sitio. El intenso calor que degradó los neumáticos provocó molestia a los pilotos, que se quejaban vía radio con sus ingenieros en los pits.

El proveedor de llantas Pirelli destinó para México los tres compuestos más suaves de su gama para compensar la falta de carga aerodinámica a 2 mil 200 metros de altitud en esta ciudad, en una pista limpia, donde aún no se ha depositado mucho hule y en la que los pilotos batallaron con las híper suaves. Chicle, fue como describió Kevin Magnussen, de Haas, a los neumáticos que se desgranaban sobre la pista; algunos se observaron desgastados hasta las cuerdas cuando los enfriaban con agua tras la práctica. Vettel, más diplomático, le dijo a Ferrari que era un desperdicio rodar con esas gomas por mucho tiempo.

El calor también encendió los ánimos. Hartley se quejó del tráfico brutal y sugirió a Toro Rosso hablar con Williams, cuyo piloto ruso, Sergey Sirotkin, le había estorbado. Y la cosa empeoró cuando el australiano insultó a un compañero: Este tal Giovinazzi es un idiota, lanzó contra el italiano Antonio Giovinazzi, quien corrió la segunda sesión al volante del Sauber del francés Charles Leclerc.

Lo cierto es que todos fueron sorprendidos por los Red Bull, aunque el problema en el auto de Verstappen preocupa al equipo, que tendría que trabajar en cambios de componentes para la tercera sesión calificada y la calificación, este sábado. Ferrari y Mercedes también se aplicaban, porque no pudieron acercarse a los punteros, pero como ha sucedido toda la temporada, los poderosos dejan lo mejor para la calificación y la carrera.