Maricales consagrados se miden en apasionante duelo

4

La próxima vez que Tom Brady y Aaron Rodgers se encuentren podría ser en Canton… o en febrero próximo. Eso depende en buena medida del resultado del encuentro de hoy entre los Patriots de Nueva Inglaterra y los Packers de Green Bay.

El duelo entre dos de los mejores quarterbacks de su generación será de vital importancia para los Packers (3-3-1), que vienen de perder un duelo de alto octanaje contra los invictos Carneros y luchan por mantener el paso en una apretado Norte de la Conferencia Nacional con Vikingos, Osos y Leones.

Los Patriots (6-2) parecen completamente recuperados de un inicio incierto de 1-2. Buscan su sexto triunfo consecutivo en la campaña y su décimo general en casa ante una potente ofensiva, que se vuelve aún más peligrosa conforme se reduce su margen de maniobra.

Más allá de las implicaciones para playoffs, este duelo trata casi en su totalidad sobre Brady y Rodgers, los únicos dos jugadores en activo con múltiples premios de Jugador Más Valioso. Ellos lo saben.

La única vez que se encontraron como titulares en el emparrillado fue un triunfo para los Packers por 26-21 como locales en 2014, año en que Rodgers sumó su segundo trofeo al Más Valioso, pero Brady obtuvo su cuarto título de Super Bowl.

“Me encantó ir a Lambeau Field y enfrentarlo hace cuatro años”, dijo Brady. “Será fenomenal hacerlo en casa esta vez”.

LA ADMIRACIÓN ES MUTUA”Tom ha estado en el nivel más alto durante más de una década”, dijo Rodgers, quien comparó a su contrincante como un “unicornio”, por las características peculiares y prácticamente sobrenaturales que posee. “Obviamente, tenemos un estilo un tanto distinto, pero lo que él hace bien, es algo que he intentado incorporar a mi juego durante toda mi carrera”.

Brady no tardó en devolver el elogio. Lo hecho por Rodgers “es inspirador, incluso para mí”, comentó. Un buen ejemplo son sus 13 pases de touchdown a cambio de una sola intercepción esta temporada.

Hoy, Rodgers necesitará inspirar a Green Bay ante una defensiva que ha permitido al menos 24 puntos en tres de sus últimos cuatro partidos. Ante Brady, y el cuarto mejor ataque de la NFL, van a necesitar cada punto.

SE ENFRENTAN FAVORITOSEl quarterback de los Rams, Jared Goff, volverá al lugar en el que lanzó sus primeros tres pases de touchdown en la NFL. Hoy en Nueva Orleáns, Los Ángeles necesitará más que una anécdota estadística para conservar su invicto en casa de los Saints.

Al llegar al punto intermedio de la temporada, los Carneros (8-0) enfrentan su prueba más complicada a la fecha en su visita a Nueva Orleáns, ganador de seis encuentros consecutivos de la mano de Drew Brees y el segundo mejor ataque de la NFL. Los Ángeles puede jactarse de tener la segunda mejor defensiva, con base en sus sólidas exhibiciones ante Arizona, Oakland y San Francisco. Pero las ofensivas de esos tres equipos figuran entre las peores de la liga.

Hoy no será el caso. Brees ha llevado a los Saints a sumar al menos 30 puntos en cinco duelos esta temporada y ha alcanzado los 40 en dos de sus tres partidos de local esta campaña. Precisamente, el recibimiento que le dieron los Saints a Goff en 2016 fue una exhibición ofensiva de 49-21.

Pero éstos no son los mismos Carneros, cuentan con el tercer mejor ataque, la mejor ofensiva terrestre de la NFL y encabezan la liga con la mejor diferencia de puntos. Sólo tienen que poner en marcha al corredor Todd Gurley en contra de la mejor defensiva contra la carrera.

Parece una misión complicada, para los dos equipos. Pero si ambos continúan su marcha, el encuentro del domingo podría ser sólo un preámbulo de un duelo con implicaciones mucho mayores en enero.