Los Diablos madrugan a los Tigres en Cancún

9

CIUDAD DE MÉXICO

En la madrugada del viernes los uniformes de los Diablos fueron robados a las afueras del parque Beto Ávila en Cancún. Por la noche, la ofensiva del México madrugó con un ataque de cinco carreras en la primera entrada a los Tigres de Quintana Roo, y se llevaron el triunfo 7-4 en el primero de la serie ante sus acérrimos rivales.

Los Diablos ha ganado los cuatro encuentros que han tenido en esta temporada ante los Tigres, luego de barrerlos en la primera serie en el estadio Fray Nano.

Carlos Figueroa, Jesús Fabela y David Vidal, los primeros tres bateadores del partido, abrieron con sencillos para llenar las bases ante Barry Enright, y enseguida Alexei Ramírez, Emmanuel Ávila y el mismo Figuroa dieron los batazos que formaron el rally tempranero. Tigres reaccionó con jonrón de dos carreras de Brian Hernández en la misma primera entrada.

Después ambos abridores compusieron el camino. Enright colgó cinco ceros consecutivos y terminó con seis entradas de 10 hits y cinco carreras en contra, con dos bases, seis ponches y se llevó la derrota.

Patrick Johnson se llevó su segundo triunfo en dos aperturas con Diablos, tras lanzar seis entradas de tres carreras.

Dejan A Diablos Sin Sus Franelas
Los uniformes de los Diablos Rojos del México, con los que iban a jugar este fin de semana, fueron robados afuera del estadio Beto Ávila, de Cancún, casa de los Tigres de Quintana Roo.

El equipo capitalino terminó el jueves su serie frente ante Leones de Yucatán y, luego de su victoria de 3-1, se trasladó de Mérida a Cancún para el primer juego, que se disputó ayer.

Al llegar a Cancún, los jugadores fueron llevados al hotel, mientras que los bat boys se trasladaron al estadio para preparar las cosas para el primer juego.

Mientras descargaban el equipaje, a las afueras del estadio, alrededor de las cinco de la mañana, se robaron los costales con los uniformes que iban a ser llevados a la lavandería: 90 uniformes en total. En cada plaza es responsabilidad del equipo local el garantizar la seguridad para los equipos visitantes.

De inmediato, la directiva escarlata se movilizó para enviar desde la Ciudad de México los uniformes de locales con los que tuvieron que jugar ayer en el primero de la serie. Diablos jugó con el uniforme totalmente en blanco (tradicional cuando juegan en casa) y Tigres con pantalón blanco a rayas negras, y un jersey negro.

A tres horas del inicio del partido, Fernando Valenzuela Burgos, presidente de los Tigres de Quintana Roo, afirmó que no había recibido ninguna comunicación por parte de Diablos al respecto, pero que estaban en la mejor de disposición para ayudarlos en temas de la investigación junto con la policía local y reforzar la seguridad del estadio para que algo así no vuelva a suceder.