Kylian Mbappé vuelve a sus orígenes humildes

4

El delantero internacional francés Kylian Mbappé visitó ayer, por primera vez desde que Francia se proclamara en julio campeona del Mundo, su ciudad natal de Bondy, situada en los suburbios más deprimidos de París y donde fue elevado a la categoría de ciudadano de honor.

“¡Crean en sus sueños! Espero que un día alguno de ustedes esté en mi lugar y entonces vendré yo a aquí para aclamarlo”, exclamó la precoz promesa a los miles de jóvenes admiradores del futbolista mientras coreaban su nombre.

“Volver aquí como campeón del Mundo es el mejor regalo que podía hacerme”, comentó Mbappé en el césped del estadio del AS Bondy, club local en donde el jugador de orígenes argelino-cameruneses dio sus primeros pasos con el esférico.

Visiblemente emocionado, Mbappé se vio obligado a detener su intervención en repetidas ocasiones, lo que no le hizo perder la sonrisa de su rostro.

La emergente estrella (elegido mejor jugador joven del Mundial de Rusia) estuvo acompañado por su familia. Su padre, Wilfrid, entrenador durante años de las categorías inferiores de la entidad, expresó también palabras de gratitud.

“Estamos demostrando que Bondy es lo mejor del departamento, su mejor cara. Esto me provoca el mayor de los orgullos”, afirmó su progenitor a un público entregado.

La alcaldesa de la localidad, Sylvine Thomassin, fue la encargada de otorgarle al delantero del París Saint-Germain dos obsequios: el título de ciudadano de honor y otro, más sorprendente, una flauta en memoria de los años que Mbappé recibió clases de solfeo en la ciudad.

“No solo existe el futbol”, apuntó la representante pública después de desvelar que gracias a la educación que le dieron sus padres Mbappé es ahora el mejor representante para la juventud de Bondy, un espejo en el que mirarse.

La alcaldesa mostró ante los medios su preocupación por la imagen que desprende la ciudad, que no se corresponde con la realidad.

“En Bondy tenemos 104 mil habitantes y un 40 % es menor de 30 años. Tenemos una tasa de éxito del 91 % en bachillerato. En nuestro departamento de Seine Saint-Denis, creamos más empresas que en otros sitios, nos implicamos en las asociaciones y nunca se habla de ello”, lamentó.

Mbappé, al que se le otorga la imagen de ser un deportista con la cabeza bien amueblada y cuya familia es querida y respetada por sus antiguos vecinos, sirve como enganche para dirigirse a una juventud recelosa de su porvenir y con carencia de modelos en los que fijarse.

En palabras de Thomassin, el éxito de Kylian permite ahora “poner el foco en los chicos de la ciudad”.

El jugador, que se mostró exultante, reconoció sentirse muy feliz por el homenaje: “Estoy más feliz de lo que estáis vosotros ahora, no sabéis hasta que punto estoy feliz de veros y el privilegio que supone volver con vosotros, aquí, a mi casa, Bondy”.

Hasta 9 mil personas se congregaron para ver al antiguo “chaval” de los suburbios convertido ahora en una de las estrellas con más futuro dentro del panorama futbolístico.