Jones, frustrado por campaña de Dallas

5

Los Vaqueros tienen una foja de 3-5, pero incluso si ésta fuera mejor, el dueño Jerry Jones estaría muy preocupado a raíz de lo que observó el lunes, en una derrota ante Tennessee.

Jones, normalmente optimista, se mostró tan abatido que no manifestó interés alguno por hablar de las posiciones en la División Este de la Conferencia Nacional, ni siquiera cuando la realidad es que los Vaqueros pueden alcanzar a Filadelfia, el campeón del último Super Bowl, tan sólo si derrotan el domingo a las propios Águilas.

Ese triunfo sería el primero de Dallas como visitante en una temporada aciaga.

“No vamos a ningún lado si no jugamos mejor”, sentenció Jones luego del revés por 28-14 ante los Titanes, en un partido durante el que pareció que los Vaqueros se encaminaban a propinar una paliza en el primer cuarto. “Lo que puedo reconocer no es tanto las tres victorias y las cinco derrotas, sino la forma en que perdimos este partido y la manera en que lo jugamos. Tenemos que jugar mejor. Nuestro récord podría ser mejor de lo que es ahora y de todos modos estaríamos en problemas”.

Los Vaqueros realizaron un canje para obtener al receptor Amari Cooper y destituyeron al entrenador de la línea ofensiva Paul Alexander durante su semana de descanso, en la que hubo mucha actividad de la dirigencia.

Las modificaciones parecieron positivas al comienzo. Cooper anotó el primer touchdown de Dallas y el corredor estelar Ezekiel Elliott acumuló 75 yardas desde la línea de golpeo en el primer cuarto.

Pero todo cambió con un pase de Dak Prescott a Cooper con doble cobertura en las diagonales, cuando Dallas ganaba por 7-0. Kevin Byard interceptó el envío, Tennessee avanzó 80 yardas en 15 jugadas y anotó.

LOS TITANS NO VOLVIERON A MIRAR ATRÁS.Ahora, los Vaqueros están en riesgo de ausentarse de los playoffs por segundo año consecutivo, después de las estupendas campañas de novatos que tuvieron Prescott y Elliott. En el primer año de ambos jugadores, los Vaqueros tuvieron el mejor récord de la Nacional, con 13 triunfos, antes de caer en la ronda divisional ante Green Bay.

Desde hace dos años, cuando hilvanó 11 triunfos para comenzar la temporada con una foja de 11-1, Dallas tiene una marca de 14-15, incluida aquella derrota frente a los Empacadores.

A Jones le llovieron las preguntas sobre si el entrenador Jason Garrett conservará su empleo luego de la derrota frente a Tennessee. En un momento, el dueño y gerente general descartó que vaya a despedir a Garrett durante la temporada.

Pero si Dallas no cierra al menos la campaña con un récord de 6-2, Garrett habrá acumulado apenas tres campañas ganadoras y dos apariciones en los playoffs a lo largo de ocho años completos.

“No sé cómo articular mi paciencia o la falta de la misma. Y no trato de zafarme”, dijo Jones. “Simplemente no tengo por ahora una evaluación de mi paciencia”.

Si los Vaqueros caen ante Filadelfia, no habrá mucho más por dilucidar, salvo el futuro de Garrett.