John Dorsey no seguirá con los Browns

8

Los Browns de Cleveland y el gerente general John Dorsey pusieron fin a su relación laboral por común acuerdo ayer, dos días después de haber despedido al coach Freddie Kitchens.

La sorpresiva salida de Dorsey sucedió luego de una reunión con el dueño Jimmy Haslam, quien nuevamente limpia la casa tras una decepcionante temporada de 6-10.

Dorsey había reformado a los Browns durante sus dos campañas como gerente general, pero la contratación de Kitchens le resultó contraproducente cuando el equipo no cumplió con las expectativas y quedaron fuera de la postemporada por 17mo año consecutivo (la sequía actual más larga de la NFL).

Poco antes, los Browns pospusieron una conferencia de prensa con Dorsey, y el equipo informó que la postergaría para el jueves por las fiestas de Año Nuevo y las reuniones para encontrar un nuevo entrenador.

Pero en realidad algo más estaba ocurriendo mientras hacían a un lado a Dorsey después de tan solo dos años en el cargo.

El proceso de Cleveland para la búsqueda de un nuevo coach se verá afectado por la salida de Dorsey. El equipo recibió permiso para entrevistar a varios candidatos, incluyendo al coordinador ofensivo de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Josh McDaniels, y al coordinador ofensivo de los Cuervos de Baltimore, Greg Roman.

Dorsey se incorporó al equipo en diciembre de 2016 tras periodos con Green Bay y Kansas City e inmediatamente comenzó a realizar cambios a un plantel falto de talento y una directiva sin directriz.

Dorsey efectuó varias medidas inteligentes y su decisión de elegir al quarterback Baker Mayfield como la primera selección del draft del 2018 pareció la correcta cuando el lanzador batió el récord para novatos para pases de touchdown. Pero Mayfield decayó en su segundo año con Kitchens, quien llegó por decisión de Dorsey sobre otros candidatos hace un año, a pesar de su falta de experiencia como entrenador en jefe.

Los Browns fueron indisciplinados y uno de los equipos que más penalizaciones recibió en 2019. Se desplomaron al final, perdiendo los últimos tres partidos. Cerraron la temporada con una derrota el domingo de 33-23 contra los Bengalíes de Cincinnati, un equipo que solo ganó dos juegos.