Hablarán en el Ring

5

Sin el acostumbrado cara a cara entre los protagonistas, los boxeadores Saúl “Canelo” Álvarez y Gennady Golovkin junto a sus respectivos equipos, cumplieron con la última rueda de prensa rumbo a su esperado desempate.

Ambos pugilistas se vieron las caras en el Teatro KA del MGM Grand Hotel, pero nunca estuvieron frente a frente, lo que se espera que hagan este viernes en la ceremonia de pesaje.

Como lo ha manifestado en las últimas semanas, el pugilista tapatío se declaró feliz de que la batalla esté cerca, seguro que desde el primer round buscará el nocaut, “ese es mi objetivo y para eso me preparé”, por una victoria que dedicará a México.

“Estoy listo, me preparé muy bien el 15 de septiembre está a la vuelta de la esquina, nunca me ha gustado hablar y el sábado sólo voy a hacer mi trabajo y conseguir una victoria que es para todo México”, comentó el “Canelo”.

Golovkin, quien pondrá en juego sus títulos de peso medio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), dijo que “nunca me ha gustado hablar antes de la pelea, él está listo y yo estoy listo; es la pelea más grande para ambos y es una fecha muy importante para mucha gente y sobre todo para los mexicanos”.

Abel Sánchez, entrenador de “GGG” y quien ha calentado la pelea con sus declaraciones, lanzó una más al asegurar que su pupilo es el campeón unificado y para destronarlo “tendrán que pelearle, espero que sea una buena pelea y den la pelea que prometieron”.

Eddy Reynoso, entrenador principal del “Canelo”, comentó que “lo único que este equipo hará el sábado es hablar arriba del ring”, mientras que el mánager del tapatío, José “Chepo” Reynoso, espera que cuando se hable de peleas históricas “se recuerde la Golovkin-Canelo segunda versión”.

También estuvo Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), quien luego de presentar el cinturón chiapaneco que estará en juego para el vencedor, comentó que la pelea será recordada por muchos años

Eric Gómez, presidente de Golden Boy Promotions, aprovechó el inicio de la conferencia para confirmar que el boletaje de la pelea está agotado, por lo que habrá lleno en la T-Mobile Arena de la “ciudad del juego”.

SACRIFICA DINERO

Para subir al ring el sábado, el ‘Canelo’ sacrificó más dinero del que pensaba, pero menos del que Golovkin pretendía para firmar la pelea. Llegar a un acuerdo no fue fácil para el mexicano, quien a pesar de ser imán de taquilla y patrocinios, perdió fuerza en el estira y afloja por la suspensión que recibió al dar positivo en dopaje en marzo de este año.

La primera confrontación entre “Canelo” y GGG fue un negocio que dejó 27 millones de dólares en taquilla y 104 mdd en venta de Pago Por Evento. Aquella vez Álvarez se llevó a casa poco más del 60 por ciento de la bolsa, por lo que bajar a un 57 por ciento este año, representó varios millones menos para sus finanzas. Un golpe fuerte, ya que al final en el boxeo, todo se trata de dinero.

“Tuve que sacrificar muchas cosas, dejar pasar [permitir] situaciones en las negociaciones para poder hacer esta pelea”, declaró.

Vestido con un traje oscuro Dolce&Gabbana, el mexicano se presentó a la conferencia de prensa con la puntualidad de un empresario que atiende negocios. El tapatío cedió terreno y, en el boxeo, eso es perder dinero.

Con 50 millones de dólares por año, Álvarez es el deportista mexicano que más dinero gana en la actualidad, y una victoria sobre el invicto Golovkin le otorgará el derecho para negociar los tiempos y formas contra cualquier rival. Para el pleito del sábado, los organizadores confirmaron que las 20 mil localidades disponibles se agotaron, lo que garantiza casi 30 millones de dólares por recaudación de entradas.

Los boletos costaban entre 300 y 5 mil dólares. Álvarez sacrificó varias cosas en el camino para poder llegar a la cita del sábado, pero buscará la gloria que sólo obtiene el ganador y, aunque suene reiterativo, en el boxeo, todo es dinero.