Federación Colombiana pide no informar sobre escándalo por reventa

4

Una agencia reguladora reveló ayer que la Federación Colombiana de Futbol pidió a un tribunal que le prohíba dar información pública sobre un caso de presunto desvío de boletos de partidos de la selección, en el que estarían involucrados varios dirigentes de esa organización deportiva.

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) manifestó su sorpresa por el recurso presentado por abogados de la Federación (FCF), en un caso relacionado con entradas a los partidos de la selección colombiana en las eliminatorias del Mundial.

“Informamos que la Federación Colombiana de Fútbol presentó una insólita acción de tutela contra la SIC para que un juez le prohíba dar información a medios de comunicación sobre el caso de reventa masiva de boletas. La SIC defenderá el derecho de colombianos a estar informados y a la Libertad de Prensa”, informó el organismo el martes en las redes sociales.

La FCF emitió más tarde un comunicado, en el que reconoció que había interpuesto la acción de tutela, pero negó que atente contra derecho alguno.

“En ningún momento las acciones adelantadas por la FCF pretenden limitar el acceso a la información ni el derecho de libertad de prensa”, indica el comunicado. “La Federación Colombiana de Fútbol ha interpuesto una tutela con el objetivo de proteger los derechos de presunción de inocencia, el debido proceso y la legítima defensa en el marco de la investigación”.

El organismo rector del fútbol en Colombia explicó que, más bien, “el recurso ha sido interpuesto producto del prejuzgamiento mediático y la desinformación en el marco del proceso que se adelanta y, que desde todo punto de vista, irrespeta los derechos de la FCF”.

La Constitución de Colombia contempla la tutela como una vía para quienes consideren que sus derechos fundamentales han sido vulnerados por parte de una autoridad pública o por parte de particulares.

Pablo Felipe Robledo, titular de la SIC, había confirmado el 31 de julio la apertura de pliego de cargos por este caso a Ramón Jesurún, miembro del Consejo de la FIFA y presidente de la FCF, así como a otros directivos de la cúpula del balompié local.

La Federación es investigada además por la Fiscalía General de la Nación y la FIFA.

Un expresidente de la liga de fútbol profesional afirma que dirigentes de la FCF recibieron sobornos equivalentes a un total de 1,3 millones de dólares a cambio de facilitar el desvío y reventa de boletos por parte de terceros.

El expresidente de la liga Dimayor, Jorge Perdomo, anunció además que colaborará como testigo en el caso que siguen las autoridades nacionales.

El número de boletos presuntamente desviados y revendidos ascendió a 42,221 (incluidos 14 mil del partido de Colombia-Brasil), y el valor fue incrementado incluso en un 350%, según las pesquisas de la SIC y de la Fiscalía. La supuesta utilidad obtenida en la reventa habría llegado al equivalente a unos 4.5 millones de dólares.