Duelo de argentinos y veteranos; lucha de cuatro

18

CIUDAD DE MÉXICO.

El principiante en una liguilla
Pinocho Cristante

Hace un año, Hernán Cristante paseaba por Argentina y su teléfono sonó. Ahí cambió todo, se olvidó de la oferta que tenía para dirigir a un equipo de la división de ascenso y aceptó ser el técnico en el centenario del Toluca. La directiva escarlata confió su proyecto en un entrenador que no tenía experiencia en los banquillos de Primera División, pero que había ganado seis títulos de liga con la institución, en su etapa como jugador.

No soy el técnico ideal, pero es lo que hay. No sé, por la exigencia, tiempo, se me ocurre mucha gente que puede estar antes que yo, se lo merece. Pero bueno, la vida es así”, dijo Cristante.
El exportero Hernán Cristante telefoneó a Enrique Meza, que ganó cuatro títulos con los Diablos Rojos, antes de presentarse en el Toluca y le pidió consejo. En el Clausura, está a cuatro partidos de cumplir el único objetivo que le pidió la directiva: ser campeón en 2017.

Un despertador de gigantes
Pelado Almeyda

El primer trabajo, como entrenador, de Matías Almeyda consistió en rescatar a un gigante, River Plate, uno de los dos equipos más populares de Argentina que cayó a la división de plata  en 2011. Lo rescató en un año. En 2015, aceptó otra misión, revivir a otro grande, a uno que coqueteaba con el descenso y ahora está en semifinales: Chivas.

Matías apenas tiene dos años de experiencia en México y es la primera vez que está en la antesala de la final, a pesar de eso, su método es el mismo que en sus anteriores trabajos, River Plate o Banfield: moldear el grupo a su imagen y semejanza, porque el equipo no sólo es una suma de hombres, la fortaleza reside en su unión.

Según el Pelado Almeyda, “en el futbol se suele decir ‘adentro de la cancha todos se matan por el otro’. Es mentira. Si yo no te saludo bien en el entrenamiento, difícilmente después me juegue el pellejo por vos en un cruce. Por eso me gusta fomentar la unión”.

Amansador de felinos
Tuca Ferretti

Ricardo Ferretti tiene 63 años y le sobra la fuerza para mantener a raya a la nómina más costosa de la Liga Mx. El Tuca está en su decimosexta semifinal del torneo casero y de los cuatro, es el técnico con más experiencia.

No hay mejor técnico para Tigres que el Tuca”, dijo Alejandro Rodríguez, cuando se le cuestionó sobre porqué elegir a Ricardo Ferretti como técnico en 2010. En un lustro con los universitarios, el brasileño ha ganado una Copa Mx. un trofeo campeón de campeones, tres títulos de liga y tiene en la mira el bicampeonato.
Ferretti es la autoridad en Tigres. Ninguno de sus jugadores habla si el técnico lo pide. Cuando el equipo gana, a conferencia van dos de sus dirigidos, si pierde, sale él a enfrentar a la prensa.

Tigres está en Liguilla, muchos no quisieran pero ahí estamos”, comentó el Tuca Ferretti cuando consiguió su pase a la fiesta grande.
El unificador de los Xolos
Piojo Herrera

El 23 de mayo del 2013, en 120 segundos cambió la vida de Miguel Herrera. En esa fecha, el Piojo ganó el único título que tiene el actual técnico de los Xolos, lo hizo de forma increíble, empatando un partido que su equipo tenía perdido en el minuto 88. El América le ganó al Cruz Azul en los penales y su entrenador se convirtió en el más cotizado del medio.

Cuatro años más tarde, tras pasar por la selección mexicana, el Piojo juega su primera semifinal con los Xolos, la sexta en su carrera. Herrera llegó al equipo más joven del máximo circuito y con la misión de reconstruir a un conjunto que fue campeón en 2012.

En 12 meses, el Piojo Herrera unificó el vestidor en el equipo fronterizo e hizo que los de Tijuana fueran el mejor cuadro en la fase regular de los últimos dos torneos, al hacer 64 puntos. Aunque para Herrera “tú te pones un ideal y si no gano el título, es un fracaso”.