Atlético Nacional investiga pelea entre dos de sus jugadores

5

El Atlético Nacional anunció hoy que “ha activado las instancias correspondientes en temas disciplinarios”, luego de que Dayro Moreno y su compañero Jeison Lucumí tuvieran este domingo un conato de pelea sobre el césped en el partido de la liga colombiana que les enfrentó al Deportivo Cali.

El primer paso de la investigación será citar a los dos jugadores involucrados “para que hagan sus descargos y posteriormente adoptar las medidas disciplinarias que sean necesarias”, detalló Atlético Nacional en un escueto comunicado.

La peculiar escena se produjo ayer cuando el partido de la decimocuarta jornada de liga, que terminó 0-0, se acercaba a su final.

Moreno y Lucumí discutían acerca de quién iba a lanzar un tiro libre, cuando se produjo un forcejeo entre ellos para quedarse con el balón en el que terminaron incluso empujando a un defensor rival.

Inmediatamente después, Lucumí le dio un ligero cabezazo a Moreno, quien parecía reclamarle por no dejarle lanzar el tiro libre ante la sorprendida mirada de la defensa rival y el árbitro, que terminó expulsando al primero con roja directa por agredir a su compañero.

De ese modo, el Atlético Nacional se quedó con un jugador menos cuando restaban cuatro minutos de juego e intentaba conseguir el gol de la victoria ante su público.

La discusión no terminó ahí y nada más sonar el pitido final del encuentro, Moreno salió corriendo hacia los vestuarios con la intención evidente de continuar la pelea, por lo que tuvo que ser frenado por sus compañeros.

Por ello, el Atlético Nacional rechazó “de manera categórica” en su comunicado lo que calificó como un “incidente protagonizado” por los dos jugadores y “que opaca la razón de ser del fútbol”.

“Estos actos violentos sin precedentes contradicen los valores éticos por los que se ciñe la institución verdolaga. El respeto por el rival y los compañeros, el juego limpio y la gallardía son pilares de nuestra identidad”, agregó el club.

Por eso, le ofrecieron disculpas a su hincada y en especial a los 19,000 asistentes que presenciaron el partido en el estadio Atanasio Girardot de Medellín.