VOCES DE LA HUASTECA

35

Simón Hernández Díaz

 

“La voz del pueblo es la voz de dios.”

 

Y se llegaron los tiempos políticos, el 2018 está a la vuelta de la esquina y con ella los destapes y las descalificaciones están a la orden del día.

 

La ciudad de las dos mentiras, bueno de las tres mentiras, porque en realidad no hay  gobernantes, no queda exento de estos señalamientos, Ciudad del Maíz, en la Zona Media.

 

La vox populi señala que el actual edil, Juan Antonio Gómez Paramo, debido a su pésimo trabajo al frente de la comuna no alcanzo la puntuación requerida en la reciente encuesta que los grandes jerarcas del PRI ordenaron para evaluar cómo andan los alcaldes que tienen aspiraciones y quieren reelegirse.

 

Tal vez ante su ineficacia e irresponsabilidad el alcalde pretende impulsar al titular del ramo 33, Rodolfo Rucoba García, como si los cargos públicos fueran hereditarios.

 

Y es que el ahijado de Òscar Bautista Villegas ha salido buen alumno pues  desaparece cuanta cosa se le presente en el Ayuntamiento, por algo les dicen a ese grupillo “los magos”.

 

Nunca las segundas partes fueron buenas, y es que el actual presidente ya fue en una ocasión alcalde y por ese hecho la población  tenía confianza en que esta vez hiciera mejor las cosas, pero sucedió todo lo contrario.

 

En su primera administración hizo tan pésimo papel que debido a eso el pueblo le dio la espalda a Gómez Paramo y al PRI votando por el Partido Acción Nacional PAN.

 

Es obvio que si llego con mayor experiencia pero no para administrar, sino para hacer mal uso de los recursos económicos y materiales sumiendo al  municipio  en el peor  de los atrasos.

 

En Ciudad del Maíz, como en otros municipios se están dando los mismos vicios de heredar a familiares, amigos y compadres en la presidencial municipales utilizando para ello los recursos del municipio.

 

Al respecto Martin Juárez Córdoba dirigente estatal del PRI y la Comisión de Procesos Internos ya tienen el mejor perfil que habrá de dar la pelea en este municipio y no es precisamente del grupo de Òscar Bautista Villegas, que ha decir verdad ya está muy desgastado, con aquello de los moches a las presidencias municipales.

 

Si el PRI quiere mantener su hegemonía en este municipio, tendrá que elegir al elemento idóneo, porque a como están los cosas el horno no está para bollos, y a esta ciudad  tiene que aplicársele la mejor estrategia, si es que no se quieren resultados negativos.