Trazos y Sombras

47
  • Hacienda  quiere cobrar el Predial
  • Dicen que es para fortalecer la recaudación
  • En este momento sería suicida para el PRI

Desde la óptica del presidenciable y siempre atormentado Secretario de Hacienda y Crédito Público SHCP, José Antonio Meade Kuribeña, el principal hueco fiscal que existe en el país está en el Impuesto Predial que legal y constitucionalmente compete a los Ayuntamientos cobrar a los contribuyentes.

El aspirante a los Pinos señala que para que esta recaudación cumpla con el objetivo y propósito para el cual fue creado como tributo, es necesario partir y entender que el Impuesto Predial es una fuente importante de ingresos para los municipios del país porque entre sus bondades, el predial se convierte en un elemento del desarrollo urbano, principalmente en las zona metropolitanas.

No sabemos que tenga en mente el funcionario federal, que habla de que la Secretaría de Hacienda podría desarrollar esquemas que permitan fortalecer la recaudación por concepto del predial, sin embargo para que este impuesto tenga un efecto positivo  en las Haciendas Municipales deja entrever que la dependencia a su cargo podría contribuir en una mejor recaudación.

Refuerza su visión, los comentarios de la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano SEDATU, Rosario Robles Berlanga, la perredista de hueso colorado pero con su corazón en los brazos del PRI, que en razón de la dinámica del crecimiento de las grandes ciudades que con el tiempo se convirtieron en zonas o regiones metropolitanas debe promoverse una reforma constitucional.

La enamoradiza perredista manifiesta que los municipios, son en este momento los únicos facultados para regular del Uso de Suelo; “son los Ayuntamientos quienes cobran el predial y muchas de las veces son rebasados en los planes del desarrollo urbano porque carecen de la infraestructura necesaria para regular y ordenar el crecimiento de las metrópolis.”, sostiene la ex Jefa de gobierno de la ahora Ciudad de México.

No habla de una amplia consulta, plebiscito o referéndum, pero suponemos que la propuesta de Rosario, lleva implícita una profunda revisión al Artículo 115 que habla de todas las facultades y responsabilidades que tienen los municipios, pero también del principio de su autonomía o libre determinación para ejercer un gobierno de primer enlace y contacto con la población.

El que la Secretaría de Hacienda proponga intervenir los estados y municipios “para fortalecer una mejor recaudación” huele a centralismo puro y al establecimiento de una facultad que no es de la  competencia del gobierno federal. El poner sobre la mesa una reforma constitucional, pareciera más bien un intento de intervenir las finanzas públicas municipales sin decir cómo es que Hacienda les regresará el ingreso directo más importante que tienen los municipios.

Ahora bien, una propuesta de esas dimensiones, justo cuando formalmente arrancan los procesos electorales del 2018 y con la realización de comicios intermedios en entidades como el EDOMEX, Veracruz y Coahuila, entre otros, simplemente es una iniciativa suicida para el PRI.

Tal vez si esa inquietud se hubiese planteado a inicios del actual sexenio de Enrique Peña Nieto, probablemente habría prosperado pero buscar hacerlo hoy, en plena crisis de gobernabilidad y descrédito es totalmente absurdo y un sin sentido. En el contexto local, bastaría con que los ricos que no pagan se pongan al corriente pues hay desarrolladores que adeudan de predial más de 500 millones de pesos, según la versión del Ayuntamiento de la capital.

También sería interesante conocer la opinión de los señores diputados locales del PRI y del PAN que en su ánimo de revancha o venganza política se empecinaron para que este año el Ayuntamiento de la capital no aumentara o ajustara los valores catastrales. Igual sería atractivo conocer el juicio de los perredistas potosinos sobre la visión de una de las santonas del PRD que salió más priista que Enrique Ochoa.

ENTRE SOMBRAS

Con el anuncio hecho por el gobernador del estado Juan Manuel Carreras López, los potosinos pronto estaremos de lujo y no nos podremos quejar. Tan solo en la capital potosina, en caso de prosperar la idea de crear la Policía Metropolitana, aparte de la Policía Preventiva Municipal de San Luis y Soledad y Cerro de San Pedro, tendremos además a la Policía Estatal, a la Policía Urbana, a la Industrial, a la Bancaria a la Comercial, a la Ministerial, a la Federal, al Ejército y a la Marina, sin contar con las Guardias Comunitarias que ya existen en algunos municipios. En el nuevo esquema de Policía Metropolitana se ha considerado invertir poco más de 40 millones de pesos que solo ellos sabrán de donde los sacarán o a quien le quitarán, porque dinero de sobra, no lo hay y el que actualmente se destina a la seguridad según el presupuesto de Egresos 2017 resulta al final del día poco transparente su manejo. Hasta pronto.