Trazos y Sombras

74

Si no lo dicen o lo insinúan ni cuenta nos damos

Visiblemente, hasta ahora, son dos los personajes que anticipadamente por sus actos, aceleres, gestiones y declaraciones a la prensa no han negado u ocultado sus aspiraciones políticas. El primero que se ofertó fue Xavier Nava Palacios, al que han querido presentar en sociedad como el heredero natural del navismo para posicionarlo como candidato a la Alcaldía capitalina.

El otro, que mal no entona las rancheras o las baladas gruperas de su escultural sobrina, fue el Secretario de Finanzas, José Luis Ugalde Montes, que tiene puesto su corazón en un asiento, aunque sea de representación o de primera minoría en el Senado de la República. Ugalde, se supone que tiene oficio político; podrá se mamila y soberbio cuando ocupa algún cargo, pero lo tiene.

Y decimos que se supone, porque sus expresiones hacia los líderes de las cúpulas empresariales no son prudentes y no han sido muy afortunadas cuando señala que no tiene porque informar a los dueños del dinero sobre el destino de lo que el gobierno del estado recauda por concepto del Impuesto Estatal Sobre la Nómina.

Excepto en el gobierno de Fernando Toranzo, los empresarios han recibido un trato diferente en otras administraciones, si no de privilegios por lo menos sí decente y, aunque los líderes sienten que a veces la virgen les habla, ejercen presión o condicionan; lo cierto es que no están acostumbrados a recibir una afrenta así, principalmente de alguien que requiere de aliados y dinero para transitar en sus aspiraciones políticas.

Una campaña de a de veras para el Senado de la República, cuesta una millonada,- es decir, harto dinero para costear viáticos, traslados, reuniones, comilones, propaganda y estructura electoral.

A menos que Ugalde siga con esa estrategia del 70-30, o sea, me gasto el 70 % del ingreso y me guardo el 30 % para lo que se ofrezca y ocupe. Si así lo hizo, en su último intento fracasado por ser diputado federal igual se gasto parte de su ahorro.

Aún así, desde que empezó a hacer ronchita en la política, blanqueando u ordenando las cuentas a presidentes municipales amigos; esto, más su sueldo de diputado por una vez, otras  como empleado federal y en dos ocasiones como Secretario de Finanzas, es difícil que tenga los 10 millones que se necesitan para recorrer cuando menos dos veces el estado, pero en fin solo él sabrá de donde lo sacará y dirá que será Senador no Secretario de Turismo como para andar paseándose por todo el estado.

En el caso de Xavier Nava, por lo que muchos observan, el joven político tendrá que resolver primeramente algunas cuestiones de lealtad, compromiso,  identidad ideológica y pertenencia política.  El último reducto y ceniza navista que queda en San Luis  ha intentado empujarlo para contender por la Alcaldía. Al PRD nacional le coquetea, busca acuerdos y hace amarres con el PRI lo mismo que con el PAN.

Xavier Nava olvido a quien se debe y cómo es que llegó a ser diputado federal. Con el llamado Grupo Galileo, pretende un posicionamiento que no ha logrado porque para ser francos solo ellos saben que ideales o que principios los identifica y los reúne, y últimamente anda mejor pensando en la figura de una candidatura independiente, de esas que en otros estados donde hubo elecciones los resultados han sido insignificantes, por no decir desastrosos.

Por los rumbos del Partido Acción Nacional, los aspirantes más visibles y que también han depositado su esperanzas en alguna candidatura, sobresale el Senador Octavio Pedroza Gaitán que repetidamente ha comentado que buscará la Alcaldía como espacio natural y antesala del 2021; para él no hay otro camino, porque una posición en el Congreso Federal lo apartaría demasiado y una curul en el Congreso local lo colocaría en el epicentro de la crítica de un Poder que no se ve por donde pueda recuperar confianza y credibilidad.

Obvio que buscarán ser candidatos al Senado de la República, el actual Diputado Federal Marco Gama Basarte y Xavier Azuara Zúñiga. Sin embargo, su eventual postulación dependerá de cómo se muevan las piezas a nivel nacional, previo a la selección del candidato del PAN a la presidencia de la República. Hay otros, como Juan Pablo Escobar, Enrique Flores y Josefina Salazar que se conformarán con lograr la candidatura a la diputación federal.

Por otro lado, aun cuando José Luis Ugalde admita o no públicamente su deseo de llegar al Senado, no debe olvidar que hay varios priistas que tienen igual o más méritos para llegar. El actual Secretario de Educación, Joel Ramírez Díaz, es quizá uno de los funcionarios del gabinete Carrerista con mayor experiencia política.

Joel ya fue diputado local y federal, ha transitado por diversos cargos importantes en la función pública. En su condición de presidente del PRI en el estado supo sacar adelante y sin rupturas la elección de gobernador en 2015. Sabe que hay que esperar y sabe que aún no son los tiempos a los que se refirió el líder del PRI Martín Juárez. Hasta pronto