TRAZOS Y SOMBRAS

34

 

Caras largas, hueva, desidia y agandalle en COLSAN

 

Después del sacrosanto dedazo que eligió a José Antonio Meade como candidato del PRI a la presidencia de la República, los Secretarios de Estado que durante meses fueron mencionados como posibles postulantes y cartas fuertes a la primera magistratura del país, pareciera como que andan bien encabronados; en sus rostros se advierten caras largas, hueva, desgano, frustración y desidia; esa enjundia o emoción que todavía hace un mes denotaban en sus funciones expiró y andan más a huevo que de  ganas, se nota.

 

Aurelio Nuño, ex Secretario de Educación Pública, terminó renunciando para incorporarse seguramente a la campaña de José Antonio Meade, quizá como coordinador de campaña o bien para cumplir con su misión de buen hijo de familia, es decir, guardadito y en casa para tiempos mejores. En su lugar, llega un gallón como Otto Granados Roldan, un inteligente pero perverso Director de Comunicación Social durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari al que luego premió con la gubernatura de Aguascalientes.

 

El duro Secretario de Gobernación, al que durante el terremoto del 19 de septiembre le echaron montón para insultarlo y literalmente correrlo de una de las zonas de desastre, ya no se le ve esa enjundia, ni es el hombre echado para adelante como se le conocía. Hoy se le observa cabizbajo, emputado y sin el ánimo de seguirle. No obstante que pudiera ser el elemento clave que sustituya a  Enrique Ochoa Reza en la dirigencia nacional del PRI para conducir las estrategias de la campaña político-electoral 2018, al ex poderoso Secretario se le ve desanimado, ajeno y alejado de la emoción que embarga al priismo.

 

Al doctor José Narro Robles, ni que decir, alguien o algunos le calentaron la cabeza o le soplaron al oído de que podría ser el elegido de los Dioses. En el evento del PRI se le vio catatónico, extraviado, confundido y desconcertado. El ex Rector de la UNAM tendrá que conformarse con ser el médico de cabecera del presidente saliente, del anterior o del entrante si bien le va, pero nada más. Nunca entendió que este país requiere de otra cosa, no todo es promover libros, conducir y controlar porros…Por cierto, de todos ellos, el que esta ca…rgado de la risa es Luis Videgaray que se las supo hacer.

 

ENTRE SOMBRAS

 

Este próximo día 11 de diciembre, casi pisando el talón de las fiestas Guadalupanas, el Colegio de San Luis COLSAN, que como logo institucional bien debería  llevar ahora la efigie del doctor Salvador Nava Martínez y adicionalmente una palomita dorada del ex gobernador Horacio Sánchez Unzueta, le hará un merecido reconocimiento a Doña Conchita Calvillo de Nava.

 

Lo harán en confesión abierta “a su larga trayectoria de participación política, organizando a las mujeres en la lucha civilista.” (No infiere de ninguna manera a la mujeres caceroleras), sino tal vez a todas esas mujeres panistas, priistas, pedemistas, parmistas y comunistas que alguna vez algo tuvieron que ver con las luchas sociales y políticas que se libraron en San Luis Potosí después de que la señora tuvo uso de razón por ahí entre la década de 1937 al 47 y luego en el 59 y al último en el 91.

 

Al homenaje de Doña Conchita, vendrá Elena Poniatowska, autora del libro “La Noche de Tlatelolco” y quien recientemente dijera que las indígenas de Chiapas eran unas “panzonas y mensas”. También vendrá la Actriz Ofelia Medina que muchos años después  siente haber encarnado en la figura enigmática  de Frida Kahlo.

 

Desde luego que estará presente el invencible pero decrepito Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, el eterno candidato presidencial que montó en cólera o emoción cuando Salinas le mando a la comunidad Gay a su mitin de cierre de campaña en 1988.

 

Al evento vendrán otros, como ocurrió cuando invitaron a José Antonio Crespo, Álvarez Icaza y a otros personajes intelectuales favoritos de la televisión defeña, mismos que fueron burdamente utilizados para proyectar figuras y exponer proyectos de los que son ajenos o ignorantes por su contexto local muy particular.

 

En fin, Doña Conchita, que junto con toda su familia tiene todos nuestros respetos, merece tal homenaje; solo nos apena decirles que el presunto ganón del evento organizado por el Colegio de San Luis COLSAN será el nieto que quiere ser Alcalde, porque para el  está debidamente concebido, planeado y orquestado el evento, lo cual es una lástima, porque la señora merece respeto y reconocimiento, no actitudes oportunistas que en vida todavía le pueden demostrar; si es que en verdad la valoran, y si no lo hacen, tarde será.

Compartir
Artículo anteriorPARENTESIS
Artículo siguienteVOCES DE LA HUASTECA