Tema San Juan de Guadalupe: Pútrido y pestilente con aroma a corrupción oficial

27

En San Juan de Guadalupe, autoridades estatales y municipales podrían estar en contubernio

Por años, la Comunidad de San Juan de Guadalupe ha sido considerada como un campo fértil y espacio de botín fácil para saciar las aspiraciones de prominentes Desarrolladores Inmobiliarios. En torno a los eternos conflictos que enfrenta esta comunidad a la que han querido despojar la propiedad de los legítimos comuneros, hoy se hace visible la presencia de una nueva especie carroñera de nuevos ricos que intentan apoderarse de más de 2 mil hectáreas.

El tema de San Juan de Guadalupe ha tomado relevancia por la rudeza y la voracidad con la que viene actuando con artimañas legales un grupúsculo de Constructores, que vieron en este espacio una mina de oro para lucrar con los terrenos y para seguir construyendo junglas de concreto que al final del día vienen a afectar con inundaciones severas a las partes bajas de la ciudad.

El asunto definitivamente se volvió pútrido y tiene un tufo pestilente con aroma a corrupción oficial en el que involucran no solo a autoridades locales, federales y municipales, sino también a inversionistas inmobiliarios como las familias López Medina, Tamayo, Torres Corzo, De los Santos, Cerrillo Chowel, Rangel y Mahabub, entre otras, que han intentado despojar a los comuneros comprándoles el metro cuadrado de terreno a precios miserables que van desde los 80 hasta los 90 pesos para luego urbanizarlo y revenderlo en 6 o 7 mil, cuando mal les vaya.

Las versiones de algunos comuneros sobre el posible involucramiento de ex funcionarios de la Procuraduría Agraria, del gobierno del estado y del Ayuntamiento de la capital, apuntan a que el gobernador del estado, Juan Manuel Carreras López y el Alcalde Xavier Nava Palacios, habrían entrado en contubernio o complicidad para favorecer el despojo de tierras, sin que hasta ahora alguien precise a cambio de que están respaldando a los Desarrolladores. Las versiones son muchas y a cualquiera se le ponen los pelos de punta nomás de saber de qué alguna de ellas o ese rumor pueda ser cierto.

Llama desde luego la atención, que este domingo, pocos hubiesen dado cuenta de los resultados de la asamblea a la que fueron convocados los 345 comuneros, reunión plenaria a la que no se presentó el representante de la Procuraduría Agraria y en donde solo 80 de los 245 asistentes estarían apoyando el proyecto inmobiliario conocido como Reserva San Luis.

Ante la mirada de impotencia y desconcierto más el berrinche y actitud iracunda de los enviados y representantes legales de los señores Desarrolladores, el propio Notario Público, Hutzilihuitl Ortega toco retirada, se deslindó, no se quiso prestar al juego ni tampoco dar fe pública de algo que “no huele mal, sino que jiede”.

En calidad de mientras, el líder del sector mayoritario de los Comuneros, Carlos Covarrubias Rendón, ha señalado que no observa en el corto plazo el que se intente convocar a una nueva asamblea, sin embargo todo es posible en la desesperación abierta y manifiesta de los Desarrolladores, no obstante, este domingo anunció que harán del conocimiento del presidente López Obrador del despojo brutal y descarado que pretende dañar a los comuneros y sí, beneficiar a unos cuantos innombrables.