Sucesión gubernamental en puerta

113

La marcada persistencia en enrarecer el clima político por obra y encanto de la intervención o la influencia directa de los poderes facticos, por los grupos de interés, de presión y de poder, a veces antagónicos o contradictorios entre sí, no auguran nada bueno ni tampoco vaticinan un escenario electoral tranquilo o pacifico para San Luis Potosí en la ya muy cercana y prácticamente en puerta sucesión gubernamental.

Aparentemente el proceso de renovación del titular del Poder Ejecutivo del Estado está lejano, sin embargo ya no es así. Tradicionalmente, en todos los partidos políticos, el inicio de auscultación de posibles candidatos, se daba después del 5º Informe de Gobierno, pues simplemente ya no, todo cambio.

Juan Manuel Carreras comparecerá pronto, o mejor dicho, tratara de exponer sus logros de cuatro años que solo él y su equipo percibe y magnifican como obras de gobierno, pero inevitablemente con la sombra visible de una sucesión anticipada y con movimientos claros en los diferentes partidos políticos.

Simuladamente el gobernador Carreras esta replegado,- y es cierto, es su estilo y forma de hacer política; por regla general de conducta, no pelea, no confronta y no disiente. Observa los movimientos y jugadas y está atento a los acuerdos o posibles enroques y alianzas; de que esta adentro, lo está, solo que calcula y se administra bien, no refleja sus irritaciones. Su esposa misma dice que el Güero no es muy enojón; a veces es demasiado iracundo y vengativo, lo creemos.

Hasta ahora, Carreras no ha mostrado señales por cual figura o funcionario de su gabinete inclinara su simpatía, ya sea para competir por el PRI o por el PAN. El funcionario más placeado es sin duda el cuñado del Alcalde Xavier Nava, el titular de Economía Gustavo Puente Orozco al que solo los curros de la capital conocen.

A otros los trae quietos, fríos y alejados. En toda inauguración de alguna obra educativa, a Joel Ramírez Díaz lo mantiene alejado, fuera de la foto, igual al Secretario General de Gobierno, Alejandro Leal Tobías o al de Comunicaciones Fernando Chávez Méndez. A varios más, los deja moverse en sus inercias, pero sin hacer ruido.

Juan Manuel Carreras, sabe perfectamente que para el 2021 será un imposible mantener la gubernatura para el PRI, justo por ello, medita otras opciones. Enterado esta Carreras, que a lo más que puede aspirar el partido que representa en el gobierno es tratar de ganar el mayor número de presidencias municipales porque para diputados locales y federales, simplemente condiciones favorables no las hay.

El Güero esta consiente que su mandato no ha trascendido más allá del muro de lo elemental. En su 4º Informe de Gobierno poco o nada podrá presumir. Las inversiones que han llegado son externas, son producto de negociaciones de otro nivel y no resultado de una gestión directa. Proyecto político más allá del 2021 no lo tiene, tal vez por ello se esmera más en fortalecer al PAN que al PRI.

Juan Manuel sabe desde ahora que la lucha político-electoral del 2021 se reducirá a dos fuerzas políticas: El PAN y sus aliados priistas que trataran de enfrentar a MORENA, no hay más. Para el

gobernador, nos han dicho en corto colaboradores cercanos, sus adversarios potenciales son dos: el Magistrado Juan Ramiro Robledo Ruiz que tendrá que hilar fino sus acuerdos con el presidente López Obrador y su equipo, pero además consiente de enfrentar esa carga histórica que representara la mano pesada del ex gobernador Horacio Sánchez Unzueta que, buscara otra vez, impedir su llegada al gobierno del estado.

El otro es el diputado Federal José Ricardo Gallardo Cardona, que hoy por hoy y si fuesen mañana las elecciones, se estaría alzando con un triunfo como resultado de una fina operación política entre el presidente de la Republica, MORENA y el Partido Verde Ecologista de México PVEM. Ellos, Juan Ramiro y José Ricardo, son los que al final del día no dejan dormir al Güero y por ello muchos dicen que su insomnio y dubitación es comprensible. Hasta pronto