Paréntesis

55

A cada Santo le llega su fiestecita

Lo que parecía una guerra de agravios solamente entre dos, el asunto crece y se torna complejo para el empresario Miguel Maya Romero. Primero, el aguerrido Portal de Noticias “Código San Luis”, coloco sobre la mesa documentos sobre un proceso penal al que estaría sujeto el exitoso propietario de las Tintorerías Jyffy y dueño de los Portales de Noticias  Antena San Luis y Astrolabio.

El ruido provocado por la información difundida y las respuestas poco afortunadas o imprudentes por parte del empresario, conllevo a que otro medio, también serio como el Portal de Noticias y Semanario Exprés,  abundara sobre el tema, y no solo para reforzar o legitimar lo ya publicado en Código, sino adicionalmente para   evidenciar la impartición de la justicia en San Luis Potosí.

¿A quien le asiste la razón?, solo los involucrados en un proceso legal lo saben. Los Portales que abordaron y profundizaron en el asunto, periodísticamente hablando,  solo fueron el medio que indagaron y supieron plasmar los hechos que se registran en una o varias averiguaciones previas, o bien, a partir de declaraciones vertidas por una o algunas de las partes involucradas.

Por su dimensión, antecedente y trascendencia, los publicado y reproducido en redes sociales alcanza una relevancia mayor, no por ser un empresario exitoso  el que se encuentra metido en un lío legal. Inversionistas como Miguel Maya Romero hay muchos, y de vuelos mayores  que han triunfado en la vida y que andan igual o peor de enredados con la justicia.

Aquí lo triste, delicado y espeluznante es, como a través de los medios de comunicación de los que es propietario, Miguel, no solo busca establecer una férrea defensa de sus actos, sino que además desvirtúa y los politiza, señalando a la Directora de Código San Luis de estar bajo el amparo del Gallardismo, afirmación que resulta atrevida, temeraria y, por el lado que se vea,  irresponsable.

Testimonios y comentarios de los muy enterados del tema, sostienen que Miguel Maya creó medios de información, no solo para pretender convertirlos en instrumentos del poder económico y político, o para utilizarlos como vehículo de choque y crítica sistemática en contra de sus adversarios, sino también para obtener gracia o impunidad.

Lo raro, curioso y lamentable es que reclute reporteros, editores o conductores honestos y valiosos que con el tiempo, irremediablemente corren el riesgo de prostituirse por defender un interés que no es el de ellos, desafortunadamente así es y comprobado está.

ENTRE PARENTESIS

Uno de los pocos navistas que están vivitos y coleando, como lo es Hugo Stevens, por fin reconoció y dijo abiertamente que “el navismo está quedando en el olvido”, aunque lo más correcto es que debió decir “esta quedó”. El hermano del titular de la SEDUVOP, también admitió que el nombre de Salvador Nava lo identifican las nuevas generaciones solo porque así se llama una de las principales calles de San Luis, al menos el hombre fue honesto.

Compartir
Artículo anteriorCon Sentido
Artículo siguienteContornos