Los motivos de Gallardo

134

 

Pese a la crítica continua y perversa de sus adversarios políticos, algunos gratuitos y otros por sistema y encargo, la determinación  del diputado federal Ricardo Gallardo Cardona, de renunciar a la Coordinación del Grupo Parlamentario del PRD y separarse tras 17 años de militancia del Partido de la Revolución Democrática, es demoledora y  tiene varias aristas interesantes a explorar.

Para los críticos aldeanos, está visto que San Luis Potosí termina en la cierra de San Miguelito o ignoran que después de Villa de Pozos hay vida. Se resisten a creer que en este país y en este estado las cosas cambiaron, ignorar que estamos frente a una reconfiguración de las fuerzas políticas y que vivimos una realidad social inmensamente distinta a partir del primero de julio del 2018 es simplemente ceguera.

En su carta dirigida a la dirigencia nacional del PRD, Ricardo Gallardo,  no deja duda alguna sobre las razones, los motivos y la contundencia política de su renuncia. “Lo que sigue es muy claro. Trabajar honesta y solidariamente por México, haciendo equipo con quienes buscan verdaderamente resolver los principales problemas de nuestro país: la corrupción, la terrible desigualdad y la inseguridad”, expresó Gallardo Cardona en su misiva.

En política, decía Jesús Reyes Heroles; “Lo que parece es”. Desde hace ya varias semanas, al ex Coordinador de la fracción Parlamentaria del PRD en San Lázaro, se le veía muy cercano al Coordinador del Grupo Legislativo de MORENA, Mario Delgado, uno de los más hábiles, entrones y astutos operadores políticos del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sobre los recurrentes encuentros entre Mario Delgado y Ricardo Gallardo, existen varias hipótesis, sin embargo, la más sólida es que MORENA requiere de mayoría calificada para sacar adelante las propuestas del presidente de la República y para ello se requería tejer fino para lograrlo, si ello significaba establecer acuerdos y compromisos políticos, pues había que materializarlo; por lo pronto ayer pudo haberse consumado  el primero.

Ahora bien, el impacto de su decisión, evidentemente que le pega directamente a la complaciente y apoltronada burocracia nacional del PRD, a la cual por cierto, Gallardo Cardona no tiene mucho que deberle o agradecerle, ya que fue el propio Comité Ejecutivo quien le puso el dedo y permitió que le fincaran procesos legales que conllevaron temporalmente a cancelar sus legítimas aspiraciones.

Quizá los argumentos que Ricardo Gallardo plasma en su carta de renuncia, afecten sensiblemente a la dirigencia local del partido que tendrá dificultades para entender y digerir el retiro de uno de sus líderes morales más reconocidos.

Tal vez al legislador federal le faltó precisar y no generalizar, pues en todas las entidades del país, existen cuadros valiosos dentro del PRD que a pesar de las disputas y la antropofagia existente en la dirigencia nacional del partido, realizan liderazgos sólidos y de vanguardia.

En fin, el paso está dado; Gallardo Cardona se fue del PRD en el momento político más oportuno, muchos lo seguirán; en el contexto local las especulaciones, las angustias y  las preocupaciones para algunos han comenzado y varias sorpresas vendrán.

ENTRE PARENTESIS

Ayer al 7, con auto calificación de 10, se le fueron las cabras y, al aire, en su edición vespertina, en viva voz de Ricardo Fermín Purata, dijo que el Alcalde y presidente de la Junta de Gobierno, Francisco Javier Nava Palacios, no se ha presentado a las reuniones de la Junta de Gobierno del INTERAPAS.

En las tres reuniones mensuales noviembre-diciembre y enero los ha dejado plantados o vestidos como novias de rancho. Así demuestra Xavier Nava su interés por resolver el eterno problema de las deficiencias en el suministro del agua y su valemadrismo a los enormes problemas que tiene el Organismo Operador. Hasta pronto.