Insisten en magullarle los huevos al tigre

375

Mientras que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, sale a cuadro, prácticamente todos los días para anunciar grandes proyectos y acciones importantes que emprenderá durante su gobierno para beneficiar a nuestro país, aquí en la aldea potosina, el presidente municipal electo, su equipo de transición, algunos oficiosos y uno que otro diputado que ingresará a la nómina legislativa insisten en magullarle los huevos al tigre.

El equipo que acompañará a Xavier Nava Palacios, en su incierta aventura política que inicia el primero de octubre, pero sobre todo aquellos que quisieran ver sangre o una foto del Alcalde actual con traje en rayas, siguen obstinados y obsesionados en violar la ley, en adelantar los tiempos de la entrega-recepción y en tratar de rascarle a todo lo que pueda contribuir a desestabilizar o a romper el equilibrio del gobierno saliente.
“No solo les bastó vencer al adversario en una dudosa elección, sino que ya en el piso, su objetivo es aplastarlo, triturarlo y bailar sobre él hasta desaparecerlo”, es su máxima y fin.

A diferencia del nuevo estilo de gobierno impuesto por AMLO, a poco más de mes y medio de haber alcanzado el triunfo en las urnas, los potosinos ignoran los planes de trabajo del nuevo Alcalde; no ha dado señales de como habrá de conducir los destinos del municipio y mucho menos se ha tomado el tiempo para definir y difundir los proyectos o programas que lucirán en su gobierno. Eso, en este momento no está en la agenda de Nava Palacios porque su prioridad es darle forma y paso a la venganza que otros buscan cobrar.

Pese a que existen algunos temas que son cosa juzgada, revisada o solventada ante las instancias federales y estatales revisoras de la hacienda municipal, se advierte una marcada intención de confundir y de continuar enrareciendo el clima político, no solo hasta el último minuto de la actual administración capitalina, sino que mediáticamente ya se observa que buscarán ampliar los tiempos hasta satisfacer sus ansias y actitud enfermiza de ajustar cuentas.

Aparentemente los únicos en la mira son el gobierno municipal y un reducido grupo de actuales diputados enredados en escándalos de corrupción, pero vaya que a esos fiscales bien que les cae el veinte, pues saben que en ese intento perverso de destrucción, es obvio que se llevarán entre las cuerdas y a la fiesta al gobernador Juan Manuel Carreras, al Poder Judicial y a las más de 100 entidades que fueron auditadas no solo en el 2016, sino antes y después, desde el mandato de Fernando Toranzo, Victoria Labastida, Mario García, hasta JM Carreras; al menos es lo que se ve.