Entre el cinismo y la ineficiencia

43

Los actos violentos y de evidente provocación en contra de manifestantes de las 22 colonias del municipio de Soledad de Graciano Sánchez, que con sobrada razón exigen al INTERAPAS para que el agua llegue a sus casas, comenzaron a tomar un rumbo peligroso y no parece que alguna autoridad del Ayuntamiento de la capital o del propio gobierno del estado esté interesada o dispuesta a intervenir para serenar los ánimos.

¿Que están esperando? Nadie lo sabe, o nadie dice nada, pero esa violencia aparentemente generada desde las entrañas mismas del Ayuntamiento de la capital podría desencadenar en hechos lamentables y tener consecuencias irreversibles si no se actúa en tiempo. Desde luego que la razón le asiste a los colonos que desde hace semanas carecen de agua en sus domicilios, desafortunadamente la autoridad municipal se mantiene extraviada.

Con franca actitud de eludir su responsabilidad, en forma cínica y ánimo inocultable de justificar sus deficiencias, Xavier Nava, Alcalde y presidente de la Junta de Gobierno del INTERAPAS, atribuye la falla del organismo a equipos de bombeo descompuestos u obsoletos y, para no perder la costumbre,- como en todo, endémico busca responsables y culpa a las anteriores administraciones de un organismo que hoy por dibuja y define a un dirección mediocre e incapaz de llevar agua a esos miles de potosinos que puntualmente reciben el cobro bimestral.

A los bloqueos de calles y avenidas que ciudadanos irritados han realizado por la carencia de agua, se agregan dos ingredientes que no se pueden ignorar. Primero: Que el Ayuntamiento de Soledad, de Graciano Sánchez, encabezado por Gilberto Hernández Villafuerte, ha expresado ya por escrito su preocupación por la negligencia y ausencia de autoridad en el INTERAPAS para resolver el problema y, Segundo: Que la revelación hecha por habitantes de Cerro de San Pedro, que cuestionaron y evidenciaron públicamente la honestidad de la Delegada del INTERAPAS en Soledad, Natalia Castillo Vera, por actos de simulación y por un presunto fraude cometido en perjuicio de los habitantes de ese municipio parece ser la gota que se derrama.

No obstante de que existen evidencias plenas, audios, testimonios y videos, de que Natalia Castillo Vera estafó o timó a los habitantes de Cerro de San Pedro con 98 mil pesos, la torpeza y el empecinamiento del Director del organismo Ricardo Purata Espinoza y del propio presidente municipal Xavier Nava, en sostenerla en el cargo, no augura nada bueno ni tampoco un entendimiento en el corto o mediano plazo, aunque si la consecución de muchos conflictos en esa zona conurbada.

Para Xavier Nava y para Ricardo Purata, el negocio de las pipas siempre ha resultado rentable para cualquier administración, lo que no se atreven a señalar, es que los grandes y primeros beneficiarios con ese negocio, hoy son parte de la estructura principal del gobierno del estado, es cosa de que le rasquen tantito para enterarse quienes específicamente gozaron de esos privilegios; por ahí andan impunes los verdaderos responsables del quebranto del organismo intermunicipal y si de buscar culpables se trata, ¡pues ahí los tienen! enfrente y al lado, o a poco no se han dado cuenta.