Un padre sacó a su hijo del colegio para que se haga millonario con el Fortnite

14

Como en un principio fueron los deportes tradicionales, el auge de los esports y sus premios en efectivo cada vez más abultados pueden hacer que un padre tome la drástica decisión de sacar a su hijo de la escuela para que se convierta en jugador profesional. Y Fortnite, el videojuego del momento, se apunta como el medio elegido para asegurarse el futuro económico.

Este es el caso del estadounidense David Herzog que, cuando su hijo tenía 15 años decidió retirarlo del sistema escolar e invertir más de 30 mil dólares en la mejor computadora del mercado y los periféricos “que el dinero puede comprar”, según reflejó el periódico Boston Globe.

Por su parte, Jordan quien se hace llamar CRIMZ en Fortnite, aceptó cambiar desde hace unos meses las clases matutinas en su isntituto de Massachusetts por cursos onlie. Su rutina diraria ahora está regida por sesiones de entrenamiento que oscilan entre las 10 y las 14 horas por día. ¿Su objetivo? Ser uno de los mejores del mundo en los esports y vivir de ello.

Desde que probó su primera consola a los 3 años, Jordan demostró gran habilidad con diversos videojuegos, y su padre empezó a llevarlo a eventos de esports. “Vi que iba a ser una industria muy potente antes que nadie”, señaló.

Luego llegaron las primeras victorias de CRIMZ en algunos torneos de Halo, el título de disparos en primera persona, una situación que Dave no pasó por alto. “Fue más fácil apostarlo todo cuando empezó a ganar”, dijo.

“Solo quiero ganar el suficiente dinero para no tener que trabajar el resto de mi vida”, explica Jordan. Esa misión lo obliga a nosalir de su cuarto ni para comer, ya que su padre le lleva la comida para que no descuide su entrenamiento.

Ni las clases de tenis que le sugirió su madre lo alejaron de su rutina. “No lo permitiré antes del mundial, ya que podría lesionarse”, había dicho Dave Herzog al Boston Globe. Más allá de estos esfuerzos, CRIMZ no logró clasificar el evento que se celebró en el Arthur Ashe Stadium de Nueva York y que repartió 30 millones de dólares.

Según la página especializada en estadísticas sobre esports, esportsearnings, CRIMZ registra la suma de 11.000 dólares en premios en lo que va del año. Sin embargo, Dave Herzog asegura que su hijo acumula más de 61.300 en toda su carrera y que todo el dinero que siga obteniendo estará invertido integramente en su hijo.