Estados presentan propuestas para nueva ley de ciencia y tecnología

11

A partir de la declaratoria que quedó inscrita en el Artículo 3 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, donde se establece el derecho de los ciudadanos a beneficiarse del conocimiento científico y del desarrollo tecnológico, un nuevo marco normativo con una ley general de ciencia y tecnología está por surgir, además, estamos en pleno periodo de construcción para el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación, el cual regirá el rumbo de este sector por los próximos seis años.

El presente y futuro del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación en México está sufriendo importantes transformaciones, hasta ahora parece que las decisiones se han tomado sin tener en cuenta a científicos e investigadores, por ello, en una serie de hechos inéditos, el gremio se ha movilizado con foros, programas, convocatorias, conversatorios, materiales generados a partir de estas reuniones e incluso una manifestación en vía pública.

Una parte importante del ecosistema de CTI se encuentra en los estados de la República; sin embargo, históricamente, la ciencia para el interior del país se ha visto poco apoyada y valorada. Por ello, en un ejercicio sin precedentes y ante la oportunidad de ser tomados en cuenta ante el panorama de cambios, se realizaron los Foros Estatales de Consulta 2019, para generar un debate y realizar propuestas que tengan una visión inclusiva.

De este diálogo coordinado por la Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología (Rednacecyt), apoyado por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico y en el que participaron los 30 estados de la República, surgieron 1,531 propuestas.

En entrevista para El Economista, José Alonso Huerta Cruz, presidente de la Rednacecyt, dijo que este esfuerzo surge para poder escuchar de viva voz y sin ningún tipo de sesgo las inquietudes y perspectivas que tienen los integrantes de la comunidad científica: “Percibimos que hay una inquietud por hacerse escuchar, el tema de la CTI ha estado en el debate público, pero a veces es un poco complicado ser escuchados, pues los investigadores en los estados quedan circunscriptos a las cabezas de la comunidad y mucho de lo que pasa en la ciudad es considerablemente diferente en perspectiva y contexto para los estados”.

Lo que se pretende es mapear de una manera clara las prioridades en cuanto a las áreas del conocimiento y proyectos en cada una de las entidades federativas para que éstas sean consideradas e integradas en la nueva ley general de ciencia y tecnología. Esto permitiría homologar y armonizar los marcos legales tanto a nivel federal como estatal.

Después de una alta participación se generaron dos tomos, uno con un análisis sintético y temático de las principales propuestas, el otro con un agregado de estado por estado con conclusiones muy específicas. Con estos documentos ya conocidos y entregados a las autoridades del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) se cumplieron diversos objetivos, aseguró el representante de la Rednacecyt, “por un lado, aportar al debate que se está dando a nivel nacional sobre una nueva política para CTI, además es un insumo valioso y fundamental, porque es la opinión directa de las comunidades científicas, investigadores, tecnólogos, empresarios y academia, es una perspectiva de 360 grados de lo que está sucediendo en las diferentes regiones y trincheras”.

Ciencia básica y aplicada, vinculación, federalización de la ciencia y la tecnología, vocaciones científicas, prioridades estatales de CTI, apropiación social de la ciencia y reforma a la Ley de Ciencia y Tecnología fueron los principales temas a discutir, pero también se integró el debate sobre desarrollo regional e innovación, vinculación; además de la descentralización “para que haya un desarrollo más homogéneo de la CTI y vinculado a las problemáticas y en un contexto socioeconómico local”.

El maestro Huerta expuso que incluso para los estados es un insumo importante “porque nos da la posibilidad de ir evaluando el ánimo de las comunidades y sus inquietudes, ya que las aportaciones vienen de una comunidad especializada, con pensamiento crítico importante y un amplio entendimiento de su actividad”. La expectativa ahora es que esto sirva como un elemento importante para la toma de decisiones futuras.

El documento refleja también reclamos, como el de la necesidad de fondos para el desarrollo de la ciencia en los estados, históricamente se identifican los Fondos Mixtos como un mecanismo importante de financiamiento a investigación, creación de infraestructura y generación de capacidades en los estados, “ésta es una propuesta recurrente para que sea analizada y se mantenga o sea sustituida, pero que no desaparezca”.

Y complementó: “Otros fondos que se dedicarán a atender proyectos nacionales no pueden competir con los locales; siempre tiene que haber un complemento de temas que son relevantes a nivel regional, pero que no necesariamente obedecen a una emergencia nacional”.

No es un tema sencillo que le corresponda a un solo actor

Al mandatar en esta última reforma constitucional la creación de una ley general de ciencia y tecnología, se está reflejando justo la necesidad de mejor coordinación entre los diferentes actores que involucran al gobierno federal a través de las secretarías encabezadas por el Conacyt, además de los órdenes de gobierno estatales y locales, que hasta ahora han tenido una participación muy insipiente, compartió el especialista.

“Este no es un tema sencillo que le corresponda a un solo actor”, dijo, lo anterior es en cuanto a la esfera pública, pero hay otros actores importantes que deben participar en esta definición como el sector académico, que está listo para trabajar y generar los procesos. Además, el sector privado será un jugador importante en la medida en que pueda utilizar el conocimiento y la tecnología para volver más eficientes sus procesos e innovar, para que esto además tenga un impacto favorable en la calidad de vida de los mexicanos y la economía.

Por último, pero no menos importante será el esfuerzo que se realice en el sector social, con los órganos consultivos, los emprendedores tecnológicos y las propias comunidades científicas, todo esto generaría un ecosistema robusto, pero vivo, que se enfrentará a cambios importantes.

El documento puede ser consultado en la pagina http://www.foroconsultivo.org.mx/