10
Martha Llanos señala que hay reportes científicos que indican que cada año el planeta es más cálido. “De manera local es muy difícil saber los efectos del cambio climático, pero eso no quiere decir que no existan”, sostiene

A primera hora, cada día, en redes sociales, la meteoróloga Martha Llanos comienza a lanzar sus mensajes. Por supuesto, sus advertencias se intensifican con varios minutos de anticipación cuando en Ciudad de México se acercan posibles tormentas.

Mucha precaución por granizo e inundaciones urbanas en el sur, escribe antes de que sucedan, lo cual agradecen sus cientos de seguidores.

Es la chica del clima del Twitter, pero no tiene nada que ver con el estereotipo que la televisión comercial ha forjado.

Martha es licenciada en ciencias atmosféricas y a sus 24 años admite que no es una profesión común, mucho menos para una mujer, pero ella desde niña jugaba a dar el pronóstico del tiempo, pues su padre es meteorólogo y se familiarizó desde entonces con ese trabajo.

Por eso lamenta que abunden personas inexpertas que sólo confunden a la gente o, lo que es peor, le resten credibilidad a los profesionales que invierten varias horas de estudio de diferentes factores ambientales para proporcionar al público un pronóstico fidedigno.

En entrevista con La Jornada, Llanos explica que hasta el año pasado sólo se podía estudiar la carrera en la Universidad Veracruzana (de la que es egresada), pero en 2017 la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa abrió su licenciatura en ciencias atmosféricas.

“Si se estudia otra carrera se puede aprender a hacer pronóstico del tiempo, pero lo ideal es que se tenga una formación académica en el área desde el principio. Antes, la Organización Meteorológica Mundial en México daba cursos para ser meteorólogo clase uno o clase dos, pero actualmente sólo existe la certificación para meteorólogo aeronáutico, lo cual es complicado, porque enseñan mediciones que tienen que ver más con el campo militar.

Las nuevas generaciones de profesionales en el área deberían tener una formación universitaria para hacer sus pronósticos, porque justamente por eso a veces encontramos errores. Hay talento joven, pero no tiene conocimientos de física o matemáticas, sobre todo, no saben cómo transmitir los pronósticos al público en general.

Para hacer un buen pronóstico del tiempo, añade la especialista, primero es importante conocer y verificar las condiciones actuales en el sitio que se va a pronosticar: temperatura, humedad, dirección y velocidad del viento, y luego revisar qué fue lo que pasó ayer.

“Hay que aclarar que tiempo es lo que un meteorólogo pronostica, es decir, las condiciones actuales y futuras a muy corto plazo, y clima se refiere a las condiciones atmosféricas promedio en un lugar durante por lo menos 30 años. Por ejemplo, podemos decir que el clima en Ciudad de México es templado, pero el tiempo hoy será soleado. Un climatólogo hace pronósticos a largo plazo, un meteorólogo atiende el día a día, pronostica máximo tres días, o hasta una semana, pero ya sería un poco irresponsable.
“Con la tecnología actual, tenemos computadoras que ya resuelven ecuaciones diferenciales no lineales que antes llevaban mucho tiempo, información que al combinarla con la que nos proporcionan radares e imágenes satelitales nos permiten hacer modelos de manera muy amigable, y revisar los que ya existen.

No obstante, los pronósticos requieren también de la experiencia del meteorólogo, esa es la razón por la que seguimos existiendo, pues los modelos hechos por las computadoras tienen aún limitaciones, se necesita de alguien que los intérprete.

Foco rojo

La joven meteoróloga dice que los reportes científicos indican que cada año el planeta es más cálido, lo cual, “es un foco rojo de que algo le está pasando al mundo, desgraciadamente muchas veces los acuerdos ambientales internacionales atienden cuestiones políticas y ven al planeta como un negocio.

De manera local aún es complicado medir los efectos del cambio climático, pero eso no quiere decir que no existan. Necesitamos hacer más estudios para comprobar si en México o en la capital ya están sucediendo, pero si no tenemos datos para analizar no sabremos qué esta pasando, y en el país hay muy pocas estaciones meteorológicas. Sería importante aumentarlas para tener estudios con más peso y más claros.

Martha (cuya cuenta en Twitter es @marthallanos) asegura que lluvias fuertes siempre hemos tenido y siempre vamos a tener en Ciudad de México, y según los escenarios vienen más intensas por el cambio climático mundial. Entonces, más que espantarnos, hay que actuar, prepararnos para evitar las inundaciones, por ejemplo, evitando tirar basura en las calles. Hay que tomar los pronósticos y hacerlos nuestros, estar pendientes de la información del tiempo durante el día pues. No estamos a la deriva.